viernes, 30 de mayo de 2008

Ese gusto por la lectura


Por Mauricio Vallejo Márquez

Uno de los recuerdos más firmes de mi niñez lo protagonizaron mis abuelos maternos. Ambos pasaban horas leyendo.
Mi fallecido abuelo Mauro leía sin parar textos masónicos, historias y el periódico. Mi abuela Josefina era la amante de la literatura y la preceptiva. El miércoles operaron a mi madre y ella se hospeda por ahora en la casa de mi abuela, y es por eso que recuerdo tantas cosas de esos años. Vi a mi abuela acostada en su cama leyendo. No quise acercarme para interrumpirla, pero recordé esos años hermosos que al verlos ahora sé que fueron fundamentales, gracias a mis abuelos maternos pude ver que es lindo leer y suficiente para pasar las horas.
Sabía que mi padre fue un gran lector, pues en la casa paterna la historia era parecida, aunque pocas veces vi a mis abuelos leer. Mi abuelo Óscar únicamente leía el diario. Mi abuela María Julia leía las Escrituras, pero nada más. En cambio mis tíos Yomar y Kennia eran lectores y ellos me daban libros para que los leyera.
Con mi abuela Josefina leía literatura griega clásica, además de textos de ocultismo, gnosis y otros textos de espiritualidad. Con los Vallejo leía a Charles Dickens hasta la saciedad, sobre todo David Coperfield. Con mi abuela Josefina aprendí a amar a Salarrué. Con los Vallejo supe que tenía mucho que leer. Sin embargo a quienes observé con mayor atención fue a los abuelos Mauro y Josefina. Ellos dos tenían algo más que el gusto por la lectura, eran mi ejemplo mayúsculo, pues ellos eran como mis padres y eso hizo que me gustara leer.
Ahora mis entretenciones son tantas: el televisor, el Internet, la nada. La lectura siempre es una de mis prioridades, pero no como lo fue para los abuelos,que a pesar de la T.V., el Betamax, el radio y otras tantas cosas más siempre prefirieron que las horas pasaran pero con un libro frente a ellos.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Adiós



Por Mauricio Vallejo Márquez

En una barca van dos niños.
Uno juguetón y firme,
el otro un voraz impertinente.
Los dos van cantando adiós al mar,
aunque en este van.
Al otro lado de la costa está su madre
con una bata ceniza que lleva unos cuantos soles,
se ve que llora
la pobre, pobrecita.
Sus lágrimas van anclando el mar
como una profunda herida.
El mayor de los dos se percata,
le avisa al otro, encontrando un:
-Déjala estar. Ya se cansara-

lunes, 26 de mayo de 2008

PREMIO BRILLANTE WEBLOG 2008

La escritora española Jenny cuyo sitio web es http://lasletrasdearena.blogspot.com/ me ha otorgado este premio BRILLANTE WEBLOG . agradezco mucho sus palabras al referirse a mi blog. Pues como las reglas, que cito al final, dicen, yo paso a seleccionar a los míos, es decir a mis premiados:

Arrecifes: http://arrecifes-lya.blogspot.com/ (Por sus hermosos y muy logrados poemas que dejan el corazón en un hilo sobre un acantilado para ser recogidos por el viento)


Exquisiteces del Ocio: http://calizdelosdeseos.blogspot.com/(Por ser él, por ser poeta,por contarlode forma amena)


escuento: http://escuento.blogspot.com/(Por recoger los mejores cuentos de El Salvador)


La fragua del Herrero: http://grupoliterariolafragua.blogspot.com/(Por su arduo trabajo pro literatura nacional y foránea)


espoesia: http://es-poesia.blogspot.com/(Por recoger los mejores poemas de El Salvador)



INSTRUCCIONES• Al recibir el premio, se ha de escribir un post mostrando el premio y se ha de citar el nombre del blog o web que te lo regala y enlazarlo al post de ese blog o web que te nombra ganador.• Elegir un mínimo de cinco blogs (pueden ser más) que creas que brillan por su temática y/o su diseño. Escribir sus nombres y los enlaces a ellos.


• Avisarles de que han sido premiados con el premio “Brillante Weblog”.*Opcional. Exhibir el premio con orgullo en tu blog haciendo enlace al post que tú escribes sobre él.

sábado, 24 de mayo de 2008

El último recital del Turno del Ofendido


Por Mauricio Vallejo Márquez
El último recital que tuve en el Turno del Ofendido fue en el Centro Educativo Concha vda. De Escalón y fue una buena experiencia. Compartimos mesa con los poetas Marisol Briones, Etnairis Rivera (Puerto Rico) y Freddy Ramón Pacheco (Venezuela). Después de un breve viaje en el carro de Freddy llegamos y pudimos conocer las instalaciones del Centro, unas muy hermosas y completas. Incluso tienen una exposición de artículos prehispánicos en la entrada. Su población estudiantil también fue muy ordenada y receptiva.
Los chicos del centro estuvieron atentos, aunque hubo algún momento en que la juventud los traicionó y tuvieron que ser silenciados por sus maestros. Pude compartir con dos escritores con los que no había estado y por supuesto con Marisol, a la que conozco desde hace algún tiempo.
Etnairis escribe una poesía de sus vivencias, aunque también rinde homenaje a la “Madre Tierra” y a la naturaleza. Dentro de sus anécdotas me di cuenta que es vegetariana y mantiene muy fuerte su dieta. Tenía tantas ganas de ver a Jorge Galán y al final de la tarde logró verlo. Así que ella estaba feliz en la fiesta.
Marisol le canta a los dioses nahuas e incluso a la matemática. Además de leer muy bien sus poemas.
En tanto Freddy mostró su poesía más enfocada al discurso social.
La mía se las dejo de tarea, investiguen. Hablar de uno mismo no es bueno.
En la noche se cerró el encuentro con una fiesta en el café La Lumbre, en la que los poetas pudieron disfrutar de la danza de Gaetano Longo y su esposa, así como de diversas conversaciones y una rica cena cortesía de la Fundación Metáfora. Lastimosamente el festival finalizó junto a la noche. Esperamos que el próximo año continuara con su calidad y su organización. Felicidades Metáfora por anotarse un triunfo más.

viernes, 23 de mayo de 2008

Una lectura italiana-latinoamericana y dos poemas en arabe



Por Mauricio Vallejo Márquez


La lectura en el colegio Belén que iba a tener yo junto a otros poetas se suspendió por causas “desconocidas”, pero igual leímos poesía, sólo que en la Universidad Don Bosco.
Llegué al hotel Miramonte a las 9:00 a.m. en punto, tal y como me pidió Otoniel Guevara. En la sala de espera del lugar estaba Leonor Silvestre revisando su correo electrónico y nos saludamos. A la distancia estaba Tania Molina junto a Danny en un área de descanso de sillones de cuero, muy cómodos por cierto. Era el sitio perfecto para ver transitar a los poetas. De repente llegó Gaetano Longo, luego pasó Javier Alvarado, de repente se pintaba Hanzel Lacayo y Manuel barrera sentado allí con su hija. Así se pasaron las horas entre palabras e imágenes hasta que sarpamos a la Don Bosco. El viaje fue toda una exhibición de anécdotas, sobre todo del festival y de una personita por allí.
En el Auditórium 3 leímos nuestros poemas los poetas: Rei Berroa, Gaetano Longo, Jany Campos, Javier Alvarado, Hanzel Lacayo y yo. El público se mostró silencioso y receptivo, aunque cuando el poeta Berroa leyó sus poemas a las palomas todos estuvieron muy animados.
Después fuimos a almorzar al tradicional pollo que omito el nombre por ser tan tradicional.
Pasamos dejando a algunos poetas en la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI) y al regresar al hotel estaba David Juarez esperando para ir a leer poemas al CE Albert Camus y allí fuimos junto a Hanzel nuevamente, David, Khaled Hegazzi, Andy Young y yo.
Fue hermoso escuchar los versos de Khaled y Andy en sus idiomas, que son esposos. Trasladarse por momentos en las palabras de Khaled es una verdadera aventura y algo digno de apreciarse.

martes, 20 de mayo de 2008

TARDE


por Mauricio Vallejo Márquez


El árbol tiene voz de viento
y acento de invierno mientras la tarde avanza
solitaria y única
ante las horas cuando sólo la risa de los niños
deja rumores de su bastón al hombro.
Ya la noche llega y el árbol no ha dejado de hablar.

domingo, 18 de mayo de 2008

UNOS AMORES BIEN PERROS


Por Mauricio Vallejo Márquez
Una de las películas que más me han impresionado es amores perros. Un filme de Alejandro González Iñárritu que ha ganado tantos premios y nominaciones que el sólo hecho de enumerarlos me evitaría seguir escribiendo acerca de lo impresionante que es el leguaje que utiliza, así que sólo les diré que fue la mejor película internacional en Flandes en 2000.
La película enlaza tres historias con tres distintos protagonistas tan disímiles como la tierra y el mar, todo el enlaza es producto de un choque automovilístico a partir de la huida de Octavio. Cada uno de los personajes ve la vida de un ángulo diferente. También observamos dos vidas enlazadas por el can llamado Coffe, que antes era un perro de pelea y desde la mitad de la cinta es el fiel compañero de un anciano muy peculiar. Claro está que el perrito le mata a todos los demás perros que tenía el hombre.
Se ve de todo: amor, sexo, traición, angustia, esperanza, egoismo, diversión, dolor y muerte.
Hay un conflicto entre hermanos. El menor está resentido con el mayor por haberle quitado la chica, pero a pesar de eso el menor logra acostarse con ella, aunque al final ella, que queda viuda, lo deja totalmente burlado.
La tercera es la historia de una modelo que es la amante de un famoso productor, ella al final pierde una pierna debido a sus ansiedades y la falta de control. El inconveniente de la pierna es producto del choque con Octavio.
Y el dulce de la película: el anciano que redime su vida después de haber vivido como sicaro, presidiario, indigente en el bajo mundo.
Los tres protagonistas quedan vivos y nos muestran que la vida es lo que vivimos y no siempre puede salirnos todo bien, sin embargo vale la pena intentarlo una vez y otra y otra más, porque en uno de esos intentos las cosas nos pueden salir bien.

viernes, 16 de mayo de 2008

Aventura con un poemario de Quisquinay


Por Mauricio Vallejo Márquez
Al llegar a la lectura en el colegio Guadalupano observé llegar a un tipo delgado con lentes, cabello hasta la mitad de la espalda y la barba casi hasta el pecho. Vestía una camiseta negra con una leyenda que hoy no recuerdo, se trataba del poeta guatemalteco Edgar Quisquinay.
El trabajo poético de Quisquinay es de evidente calidad. Sus versos elaborados en aparente sencillez muestran un excelente trato de las pausas y de una sencillez que se vuelve asombroso, en fin un trabajo digno de ser leído varias veces.
Mientras nos turnábamos para leer nuestros respectivos materiales saqué uno de mis libritos de Cuentos de Ocio. En el momento era difícil que nos leyeramos respectivamente, lamento no haberle puesto una dedicatoria en el que le regalé, pero ya habrán otras oportunidades para hacerlo, al menos eso espero.
Al finalizar el acto se anunció que llevaba el librito para venderlo y las chicas se acercaron para adquirirlo, mientras sucedía las alumnas me pidieron mi firma y de repente escucho a Quisquinay decir: “¿Hey Vallejo, no hay problema si firmo también tu libro, es que así me lo piden? “Claro que no hay problema”, le dije. Mientras íbamos a almorzar junto a los demás el poeta guatemalteco me dijo que me iba a regalar un ejemplar de su poemario “Visitando a Agneta Fältskog” y es allí donde está el ki del asunto. Me pidió que llegara al hotel Miramonte (donde se hospedó) y que llegara en la tarde. Pues bien, por compromisos en la Universidad o mejor dicho por un parcial no pude llegar en la tarde, pero después de tomar prestado el carro de mi mamá hice el arresto y me fui al hotel junto a mi hermana para recoger el preciado regalo. Al llegar el muchacho que atendía el mostrador me decía que no había nadie hospedado con el nombre del poeta y que si no me habían dado otro nombre. Como ya estaba en el lugar espere a que el tipo revisara las listas. Le dije que sólo había llegado a recoger un libro, porque Edgar estaba de visita en Santa Ana, bueno el tipo al fin descubrió un sobre de manila en el que el poeta había dejado el encargo a un sujeto llamado Jonathan para que le hiciera el favor de entregar “los libros”. El del mostrador me lo dio y para que no se me hiciera más tarde salí disparado rumbo a mi casa. Mientras íbamos en la avenida Bernal le dije a mi hermana que lo abriera y sorpresa: tres libros. Al revisarlos sólo uno me pertenece y los otros dos imagino que eran parte del encargo. Quise dar media vuelta, pero con lo que tenía el tanque de gasolina me exponía a quedarme por allí varado y no me quería dar el lujo de empujar el carro hasta una gasolinera porque en mi amado El Salvador está prohibido vender combustible a sujetos que porten cuchumbos u otros utensilios para acaparar gasolina. Al llegar a la casa quise hablar por teléfono, pero no quise ser inoportuno así que decidí llegar al día siguiente a dejar los libros y qué creen, pues a la mañana no recuerdo que tuve quehacer que no me desocupé hasta casi las 4 de la tarde y aún debía ir a la Universidad para otro parcial. Los libros todavía los tengo en mi casa, así que Edgar, dime ¿cómo les mando sus libros a estas chicas?
Lo bueno de todo es que puedo seguir disfrutando el poemario de un buen poeta, aunque me quedo con la pena de no poder devolverlo.

jueves, 15 de mayo de 2008

Una mañana con Bañuelos, Quisquinay, Benitez y Vallejo Márquez




Por Mauricio Vallejo Márquez

Me agrada que el público lea mi trabajo, pero también me agrada leerlo. De las ocasiones en las que he recitado o mejor dicho leído mis poemas he disfrutado mucho la lectura que hice en el colegio Guadalupano, en la que compartí micrófono con los poetas Juan Bañuelos (México), Edgar Quisquinay (Guatemala) y Pablo Benítez (El Salvador) dentro del V Festival Internacional de poesía “El Turno del ofendido”.
Juan Bañuelos nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, pero actualmente reside en Tlaxcala (una ciudad a la que le tengo muchísimo aprecio) y leyó poemas de buena talla. Claro que ya tiene camino recorrido, premios muy importantes y hermosos poemas que nos hicieron sentir la presencia de un poeta mayor.
El poeta guatemalteco Edgar Quisquinay hizo lo suyo y arrancó los aplausos de las jóvenes al compartir un poema de amar que incluso mereció una repetición para que las niñas pudieran copiarlo. Edgar con su barba larga y su humildad consiguió que nos acercáramos a la poesía de Quisquinay que maya cakchikel significa: “el que vino de Cusco”.
El otro salvadoreño que leyó su material fue Pablo Benítez con su sencillez y la amistad de siempre. Billy, como lo conocemos en el gremio, ahora es un gran ensayista y esperamos ver en los próximos meses y años más de uno de sus libros de ensayo.
No sólo disfrute la lectura y la participación de las alumnas del Guadalupano, sino también el hecho de compartir unas horas con poetas de buena talla y a la vez compartir opiniones acerca de literatura, temas como:¿el poeta nace o se hace? En un futuro les escribiré algo acerca de este tema, por el momento los invito a asistir a los recitales del Turno del Ofendido.

martes, 13 de mayo de 2008

NO PUEDO DEJAR DE ESCRIBIR


Por Mauricio Vallejo Márquez
A veces uno no entiende porque escribe tanto. Puedo pasar días enteros llenando de letras las hojas de papel, pero en algunas ocasiones ni siquiera escribo un pensamiento en la orilla de un periódico y es algo que tampoco comprendo. Las palabras están ausentes y sólo salen cuando ellas quieren.
Mi abuela me contó que a nuestra gran poeta Claudia Lars le pasaba algo parecido, escribió mucho, pero por algunas etapas de su vida no escribió nada. Es decir que no siempre tendremos temas de qué hablar o que el mejor poema sea el “silencio”. Es difícil dar una apreciación sobre ello, es como si tuviéramos una lesión en el alma o en el espíritu que nos dice que es tiempo de reposar para tomar fuerza y hacerlo mejor y que nos demos un oportunidad leyendo a conciencia la preceptiva literaria o algún buen libro. En esos tiempos también podemos darnos una vacación y leer acerca de cultura general y enriquecer nuestro conocimiento y léxico. Ezra Pound afirmaba que el poeta debe ser el hombre más culto de su tiempo y la verdad es que es cierto, sino como va a escribir excelsos trabajos. Aunque, algunos opinan que el poeta debe ser fresco y natural (estoy de acuerdo), pero para ello también es necesario ser culto, es decir naturalmente culto.
Hay ocasiones que no paro de romper escritos. Cuando tenía 21 años rompí casi todo lo que había escrito. Fue un error porque la verdad es que se aprecia ver la evolución de uno, saber de donde venimos y que seguimos en ruta hasta que logremos la meta. Sigo escribiendo y creo que no lo voy a dejar de hacer en un buen tiempo o al menos mientras tenga vida. Cuando era adolescente y me encontraba en mi cuarto escribiendo y la gente me decía que dejara esa “estupidez”, sólo pensaba que eso era algo que no dejaría de hacer de algún modo y aunque tenga mis pausas no dejo de estar involucrado con las letras ya sea leyendo, estudiando, revisando, etcétera.
Bendecidamente la ausencia de palabras se ven recompensadas cuando tenemos esas mareas incontrolables de líneas que lo dicen todo, que lo muestran todo, que lo embellecen. En estos momentos también se puede apreciar más el entorno y sentirnos satisfechos de un verso, de un párrafo. Aunque llegará el momento en que deberemos quitar el ripio.
Total, quien dijo que ser escritor es fácil, sin embargo creo que no hay nada que me dé más placer. Bueno, quizá sólo el Altísimo en primer lugar y mi esposa y mi hijo. Pero sin lugar a dudas disfruto ser escritor sin importar los premios o la fama y esas cosas vanas que la gente mira como muy importantes. No niego que me gusta publicar, pero me gusta más darme cuenta que a la gente le gusta mi trabajo y que lo aprecian. Creo que esa eterna batalla con las palabras sólo en ese momento se ve recompensada, todo lo demás como diría el gran rey Salomón es vanidad de vanidades.

domingo, 11 de mayo de 2008

Madre

Por Mauricio Vallejo Márquez

Una mujer arropa como un niño
su corazón,

su piel de velero surca el viento.


Pecho desbordante de latidos,

ese de dar y amar

porque ha tenido vida y ha cortado una voz.

Sus pies como la sangre,

de su vientre sacan una moneda

y con la lentitud de la eternidad

se hunde más que el ánimo.

Su corazón es un respiro,

que zarpa a mis manos.

miércoles, 7 de mayo de 2008

EL HOMBRE CENICIENTA

Por Mauricio Vallejo Márquez
No importa que todo se derrumbe a nuestro alrededor, que las cosas vayan de mal en peor y que no se mire luz al final del túnel. No importa eso, sino que tengamos la fuerza y la fe de luchar por nuestros sueños o metas, así como fue el caso de Jim Braddock que es interpretado por Russell Crowe en la película Cinderella Man.
Braddock es un boxeador de éxito, incluso campeón mundial, hasta que llega la crisis económica de Wall Street en 1929 (una parecida a la que se nos viene encima en el mundo sólo que esta nueva aseguran será peor) y empieza a bajar su nivel tanto que se convierte en una imitación de pugilista, al que todos lo golpean y las derrotas se vuelven como los atardeceres, acostumbradas. Llega el momento en que se fractura la mano y a pesar de eso continua peleando, en dicho encuentro el árbitro suspende la actividad por el bajo nivel que preswentan los contendientes y Braddock no recibe ni si quiera un penny. Allí se le cae el mundo a Cinderella Man porque incluso le suspenden la licencia.
Sin embargo Braddock conocido como el Buldog comienza su infatigable búsqueda de trabajo. Está casado y tiene tres hijos que urgen de comida y techo. Cada vez es más difícil procurarles sus necesidades. Incluso les desconectan la electrificada y su mujer toma la decisión de lleva a sus pequeños junto a su familia. El Buldog no lo resiste y se va a pedir limosna. Mientras pide contribución en el club donde peleaba su manejador lo ve y comienza ha hacer esfuerzos para ayudarlo. Poco a poco obtiene una oportunidad para Braddock y éste se encarga de aprovecharlas. Lucha por sus hijos, por su esposa, por comida, por pagar la luz, por un sueño. Hace lo imposible una y otra vez hasta recuperar su lugar y cuando todo parece haber mejorado surge el campeón mundial quien lo desaprueba y lo ve de menos, tanto que se burla innumerables veces de él. En más de una ocasión incluso asegura que lo va a matar entre las cuerdas, algo que intimida a la esposa del Buldog e incluso logra que ella no quiera que su hombre pelee. Cinderella Man no se rinde y sin preocuparle tanto que el camino se ha puesto negro de nuevo (o al menos fingir que es así), él sale al cuadrilátero dispuesto a ganar o a morir. Sube y ve frente a frente a su rival y comienza la pelea.
En este combate podemos apreciar lo importante que es tener una estrategia para lograr obtener una meta y no sólo eso, sino que también no apartarnos de ella hasta lograr tenerla en nuestras manos sin importar de que las personas a nuestro alrededor crean que estamos equivocados o lejos de tenerla. El Buldog ganó esa pelea, recupero el titulo, recupero todo lo que tenía y murió en la tranquilidad que le pudo dar la opulencia.
Se oye bonito este cuento de hadas, sí, pero esta historia es real, basada en personas reales que lo lograron y por ello no debemos renuncia a creer que podremos lograr nuestros objetivos, como lo demuestra esta película. Sólo debemos esforzarnos por ellas. No hay triunfo sin esfuerzo.

martes, 6 de mayo de 2008

Esos días



Por Mauricio Vallejo Márquez

Odio las mañanas

en que el corazón se agita

deseando huir por mi boca.

Intento detenerlo

pero es obstinado y no se deja,

logra que las palabras se tornen huecas

y mis ojos asesinos.

Amenaza con salirse

-Calma corazón, reposa suave-

pero se agita

y discutimos en silencio

hasta que logro convencerlo

entonces dice:

-Será mañana, será mañana-

Mauricio Vallejo Márquez en el Turno del ofendido

Viernes 9 de mayo
0500 pm
Inauguración del Quinto Encuentro Internacional de Poetas “El turno del ofendido”
Cineteatro de la UES
EVENTO PUBLICO



Martes 13 de mayo
1000 am
Lectura Colegio Guadalupano de San Salvador
Juan Bañuelos, Edgar Quisquinay, Pablo Benítez y Mauricio Vallejo Márquez.



Miércoles 21 de mayo
0600 pm
“El verso interminable”
Venta de libros Café Cultural La Lumbre
EVENTO PUBLICO
Todos los poetas


Jueves 22 de mayo
1000 am
Lectura Colegio Belén de Santa Tecla
Gaetano Longo, Leonor Silvestri, Vladimir Ruiz Tirado, Manuel Barrera y Mauricio Vallejo Márquez.



Viernes 23 de mayo
1000 am
Lectura Centro Escolar Concha viuda de Escalón
Harold Alva, Etnairis Rivera, Fredi Ramón Pacheco, Marisol Briones y Mauricio Vallejo Márquez.

jueves, 1 de mayo de 2008

LADRONES PRODUCTO DEL DESEMPLEO


Por Mauricio Vallejo Márquez
En ocasiones una película cómica puede enseñarnos mucho, en Fun with Dick & Jane se da el caso. Los protagonistas son una joven pareja norteamericana con una vida acomodada, tienen un hijo que habla más español que inglés (gracias a la muchacha que lo cuida), ambos tienen buenos empleos, viven en una buena zona, poseen algunos artículos de lujo y cuando iban a sembrar una alfombra de grama en su jardín y una alberca Dick se queda sin empleo, no sin antes recibir un ascenso de pocas horas. Como dicen por ahí que los males nunca vienen solos, ese mismo día renunció Jane de su empleo porque Dick se lo había recomendado y además odiaba laborar en esa agencia de turismo. Ambos se esfuerzan para obtener un empleo. Dick, que fue vicepresidente de comunicaciones, incluso llega a emplearse en un supermercado del cual lo despiden el mismo día. Las cosas cada vez van peor, su esposa alquila su rostro para un experimento cosmético de belleza, pero en lugar de eso le deforma la cara por un par de días. Esa misma tarde a Dick lo lleva la policía de inmigración a México por creerlo ilegal.
Después de estos sucesos los Harper tienen una metamorfosis y ambos ante la imposibilidad de conseguir trabajo se ponen a robar. Empiezan con tiendas pequeñas hasta que intentan dar su gran golpe en un banco, pero otra pareja de desesperados desempleados lo impide. Es en ese momento al ver a sus amigos y ex compañeros de empleo que empiezan a perder la noción de la honradez, para poder seguir sobreviviendo, cuando los Harper deciden robarle al sujeto que los dejó en la calle. Como toda película gringa al final ganan los protagonistas y de paso ayudan a todos los que se vieron afectados con desempleo.
Aunque parezca algo muy gracioso, el mensaje de la película es algo muy serio, pues es lo que está sucediendo en la actualidad. Muchos ante el desempleo o la pésima calidad de vida que les dan sus bajos salarios en América Latina, los está empujando a una guerra donde sólo los más fuertes y malos sobrevivirán, en la que robar no es pecado, sino parte de la cotidianidad y asuntos tan serios como la trata y la prostitución es el pan de cada día. Debemos reflexionar más acerca de estos problemas para evitar que las cosas sean cada vez peores.