lunes, 19 de enero de 2009

Todos los salvadoreños hemos ganado


por Mauricio Vallejo Márquez
En estas elecciones municipales y legislativas de 2009, en el Salvador, no es conveniente hablar de vencedores y vencidos como si se tratará de una competencia en que la cual uno llegó a la meta y dejó el otro atrás demostrando que ya no existe nada que se pueda hacer, pues las elecciones municipales y legislativas apenas dan inicio a un período que puede acumular resultados positivos o negativos, en su defecto, para los que resultaron electos y para los que los eligieron. Sin embargo puedo decir que los salvadoreños somos ganadores y se espera que en estos tres años que vienen se corrobore.
Los salvadoreños hemos ganado porque los electores hemos empezado a superar las supuestas ideologías de folleto que se precian de seguir camisetas más que nociones e ideas capaces de ser ejecutadas, o de votar sólo porque por tradición lo he hecho por x partido, e incluso porque mi familia vota por un color determinado y no podemos salirnos de esa tradición. Como toda persona que desea que le vaya bien en la vida o incluso como una organización de prestigio se han buscado resultados tanto en la campaña electoral como en las funciones que durante tres años han realizado cada uno de los partidos políticos que en las elecciones pasadas fueron escogidos. Lamentablemente en las evaluaciones de los salvadoreños muchos partidos o candidatos resultaron faltos de confianza para seguir. Los que emitieron el sufragio, como en todo país que madura en su democracia, buscan una nueva formula: una realista que les solucione los problemas que los aquejan a diario y puedan resolverse con voluntad y esfuerzo.
Los salvadoreños empezamos a vencer los odios y resentimientos del pasado que lamentablemente muchos aún arrastran olvidando que el perdón genera olvido y caminar sin un peso en los hombros. Pero aún falta mucho camino por andar para llegar a erradicar el odio y el dolor de lo que se dejó atrás.
No debemos olvidar que en estas elecciones tanto los políticos vencidos como los vencedores son ganadores, pues a partir de ahora tendrán que valorar las acciones individuales que como candidatos tengan que hacer, tales como: sus valores morales, su compromiso social, su deseo de contribución, el entregarse a otros y no a sí mismos. Porque eso es lo que funciona. Los resultados son suficientes para obtener triunfos electorales, ya que al procurar ayudar a la gente y escucharla es una campaña electoral efectiva, más que ir a ensuciar una colonia con propaganda o atosigar los medios de comunicación con canciones que evocan desprecio o desaprobación de los otros partidos en contienda, sobre todo cuando se apela a la muerte o caída de los adversarios políticos. Es decir que ya no hay que hablar tanto, sino hacer. Los cuscatlecos quieren hechos reales. Así que hagámoslo.
Ahora bien, los partidos políticos también son ganadores, si pueden hacer una lectura de estas elecciones, se darán cuenta que en sí los resultados que tengan como administración pública o municipal, así como el aporte legislativo a favor de los salvadoreños deben ser constantes y crecientes para que puedan continuar ejerciendo sus funciones.
Y cabe mencionar a los medios de comunicación, sobre todo televisivos, también lograron anotar sus puntos porque procuraron ser lo más objetivo posible, contribuyendo a dar constantes bocas de urna y otros elementos para medir las tendencias electorales, así como la madurez para enfrentar las diversas opiniones que se pudieran encontrar entre las partes en contienda. Algo que poco a poco se ha logrado.
Sin embargo estos triunfos serán verdaderamente evocados si en verdad aprendemos de los errores y triunfos que podamos tener o que otros puedan lograr. No me resta más que felicitar a los candidatos vencedores, sin importar sus partidos políticos, y recordar las sabias palabras de Jesucristo: “el que tenga oídos para oír que escuche”.

No hay comentarios: