domingo, 1 de marzo de 2009

Voy a votar por Mauricio Funes


por Mauricio Vallejo Márquez

Es indignante que una persona tome el nombre de Dios en vano y más aún cuando se le quiera inmiscuir en política, siendo el Señor amo del Universo, sobre todo queriendo defender a un partido político que ha violado los derechos humanos, los derechos laborales, defendido la injusticia y la voracidad de los empresarios que se enriquecen a costillas de trabajadores y clientes vendiendo con balanza deshonesta. Y no bastando con eso utilizando el recurso de los nacional socialistas de buscar un chivo expiatorio para todos los problemas y así enmarcar al partido de la oposición todos los conflictos.

Es increíble el grado de ignorancia de algunos que afirman que el FMLN es un partido comunista, cuando la utopía de Marx no ha podido darse en ningún gobierno de corte socialista, esto sin dejar de mencionar que ningún país ha sido socialista puro, ni siquiera Rusia y menos China. Si no me creen busquen, indaguen, informense señores por favor.
Dios tiene un valor preponderante en el ser humano, sin Él no somos nada. Pero no podemos inmiscuirlo en la política que es algo tan humano y por lo tanto imperfecto. El mismo capitalismo está en crisis mundial producto de que no existe la buena voluntad de los empresarios, de igual forma el socialismo ha buscado adaptarse a los cambios del mundo y por eso se puede hablar de una social democracia y tenemos los ejemplos de Israel, Inglaterra, Alemania, Suecia, Chile y Brasil que avanzan a pasos agigantados en el duro mundo industrializado defendiendo los derechos de sus trabajadores e imponiendo controles a los empresarios para que acaten las leyes.

Decir que Mauricio Funes no cree en Dios y que defenderá el aborto y evitará que los evangélicos no puedan congregarse es falso. En principio porque vivimos en un país donde existe una Constitución de la república que permite la libertad de culto, defiende la vida del ser humano desde el momento de la concepción. Todo candidato a la presidencia debe y tendrá que respetar la constitución. El hecho de que algunos presidentes no lo han hecho no quiere decir que uno venidero no lo hará.

La decisión electoral si bien es cierto es decisión de los salvadoreños, Dios tendrá una voluntad permisiva como lo muestra al permitir que exista lluvia sobre buenos y malos. No podemos seguir pensando que los dogmas y temores que infunden deteminadas personas son la verdad absoluta, pues Jesús (Yaushua) dijo: "Yo soy el camino la verdad y la vida", no dijo ARENA u otro partido.

Yo tengo mi elección independientemente de mi religión y mis orígenes étnicos. Voy a votar por Mauricio Funes.

No hay comentarios: