domingo, 20 de diciembre de 2009

Dos soles

¿Quíén dijo que dos soles no se podían juntar?
Y así fue la mañana y la tarde, con sólo 71 años de diferencia, pero eternos, como un cuadro de Monett para observarlo mientras las horas dan la apariencia que se quedan inmutas y estáticas.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Mi abue, mi buena madre

Por MVM

No sé cual es el primer recuerdo que tengo de mi abuela, a quien no sé porque razón no seguí llamándole Mamá Finita cuando ha sido más que madre para mí; pero, aunque tengo imágenes difusas de nuestro primer encuentro si sé que es una persona fundamental en mi vida.

Cuando era pequeño me contó historias de mis tíos, de su juventud, de mi abuelo y hasta de mi familia paterna. Siempre tuvo el tiempo de sentarse a conversar conmigo, incluso durante los comunes apagones de los tiempos de guerra cuando su boca a penas parecía arder ante el reflejo de las llamas y me contaba de Ulises o de las ninfas o alguna otra historia. De igual forma cuando llegaba cansada del trabajo e incluso si quería descansar me pedía que tomara una siesta con ella.

En mis cumpleaños siempre me regalaba un libro y de igual forma lo hacía para navidad (Además de cederme todas sus libreras). Mis primeros escritos los atesora entre sus archivos, no sólo los de adolescencia, sino aquellos que incluso fueron ilustrados por mi abuelo cuando yo aún no cumplía nueve años. Ni mi mamá ha tenido esa delicadeza.

Mi abuela fue mi confidente de niñez, a quien le contaba casi todo y aún lo es, creo que aún le cuento casi todo lo que hago e incluso le pido consejos. Me agrada verla con mi hijo porque me recuerda aquellos años en que yo me acercaba más a ella, mi hijo también disfruta su amor y cada viernes que llega a visitarla es ansiado desde el viernes que tuvo que volver a casa con nosotros en la tarde. Tiene la costumbre de hablarle por teléfono y contarle secretos, toma el telefono y le marca. Ni siquiera mi esposa y yo nos enteramos que le pidió una lupa para su cumpleaños; y mi abuela, como siempre, removió cielo y tierra hasta encontrarle una que fuera la adecuada.

Siempre al rescate

Mi abuela fue mi heroína, mi rescatadora. Siempre que creía que no había nadie que se interesara por mí ella surgía, en esos días en que desconocía cómo se enteraba llegaba a mi auxilio, como aquella mañana que tuve un vergonzoso accidente en el kinder Centro América y aún no cumplía los cinco años, es decir menor que mi pequeño hijo. Sin embargo, ese día estuvo allí, así como el día que mi mamá me dejó aquí y ella se fue a hacer su vida a New York, mi abuela jamás faltó a una reunión de padres de familia cuando yo estuve a su cargo y siempre estuvo pendiente de que hiciera las tareas. Ella estuvo presente al igual que mamá Yuly (pero con mayor presencia), me cantaba o mejor dicho yo le pedía que me cantara. Me agradaba tanto escuchar su voz y la atención que me ponía. Me resisto totalmente a pensar en su ausencia, mi abuela es muy importante para mí y deseara que viviera mucho mucho tiempo. Cuando me recibe en su casa y la veo que con toda generosidad me extiende su corazón pienso que la necesito porque la amo, porque no tengo palabras para explicarlo.

Mi abuela no dudo en utilizar toda su fuerza para ayudarme a no perderme mientras coqueteaba con los peligros de la juventud y le dio valor y atención a mi destino. Sin el apoyo de mi abuela no estaría donde estoy. En verdad no sé como no le digo mamá, si ella ha sido mi madre desde antes que perdiera a mi papá. Mi abuela tiene un espacio enorme en mi corazón y nunca saldrá de allí.

martes, 8 de diciembre de 2009

El trabajo de ser misericordioso

por MVM
La parábola del buen samaritano es impactante. Sin importar las diferencias, un samaritano tiene misericordia de un judío y lo ayuda sin esperar nada a cambio. Es increíble, pero la mayoría de las personas no pueden hacerlo. Y no vamos a decir que yo no soy así, aunque el hecho de ser cristiano me obliga a cambiar esa actitud y tener compasión de la gente, ser verdadero prójimo. Con los años entendí cuando el Señor dice: "Misericordia quiero antes que sacrificio". Eso vino a enseñarnos Jesús y fue difícil que lo entendieran los judíos de aquel entonces, como ahora es complicado comprenderlo por la gran mayoría de personas. Nadie en su sano juicio amaría a un enemigo, pero, ¿No hace esto Dios?, ¿Acaso no permite la vida de todos sin distingo? Así que: "tengamos misericordia", me dije y hasta este día sigue siendo un duro trabajo, pero cada vez es menos difícil, cada vez es más agradable, cada vez es mejor para mí. Creo que todo es porque lo intento, en verdad sé que aún hay mucho que mejorar, pero un viaje de mil pasos inicia con uno, dos, tres, hasta llegar a la meta.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Volverá a crecer

por MVM

No puedo decir que la costumbre de rasurarse la barba sea un invento del siglo XX, pues es mucho más antiguo que eso, incluso que Marco Polo y tanto más que la Biblia. Sin embargo yo me siento raro al haberme rasurado (y eso que apenas son 20 horas con la cara limpia), sobre todo porque llevaba más de un año de tener larga toda la barba y casi dos de andar el mostacho. Me iba a dejar el bigote, como la vez anterior, pero al ver mi enorme nariz y las orejas me recordé de varias personas y ante la mirada de extrañeza de mi esposa e hijo, preferí borrar de tajo todos los pelos que tenía en el rostro (ja ja ja), aunque me venía bien un cambio de apariencia. Al principio fue una catástrofe, pero poco a poco le encontré el chiste: me miro bien cipote, lo único malo es que siempre que me rasuro me causa reacción, sea con navajas finas o con máquina, pero es algo que se resuelve fácil pues los bigotes y la barba volverán a crecer, ahora decidiremos si dejamos que crezca de nuevo como el cavernicola que fui hasta noviembre o como el "intelectual" de la perilla.

La última semana me dejé la perilla y el bigote. Me sentía cómodo, pues por lo general así me afeito, pero en esos arranques raros de ver cómo se miraba delineada me afeité un poco más de lo debido y queriendo emparejar el error me terminé llevando lo bueno que aún quedaba. Así que fue una rasurada a pausas y total, como lo que se le va haciendo a los bosques del mundo.

Así que volvimos a cambiar, pero la barba volverá a crecer. Total, es lo único, junto al cabello y las uñas, que me seguirán creciendo en el cuerpo hasta que me muera.

viernes, 4 de diciembre de 2009

El gozo de tenerlos

MVM

Ante los ojos de mi amada cualquier paso, aun siendo duro y complicado, se torna agradable y me da las fuerzas necesarias para seguir librando diques. Ver a mi hijo feliz y a mi esposa regalarme una sonrisa son las mejores albricias que pude recibir este cumpleaños (además de la llamada de mi abuela, de Ursula, de Mirna, de mi mamá y del hermano oso), creo que Dios me premio con tener a esta mujer y a este niño pegaditos a mi, compartiendo triunfos, derrotas, el almuerzo, el tiempo. Mi familia es hermosa. Cómo no darle gracias a Dios por ellos, por tenerlos conmigo, por envejecer junto a mi esposa, por ver crecer a mi hijo y por añadidura a Arte-Jonás, que es la delicia de Lya y Santiago.

Me llena de alegría escuchar a Santiago recitando los diez mandamientos, los libros de la ley, sus cuatro palabras en mandarín y escucharlo orar y adorar a Dios. En verdad El Padre perfeccionó la alabanza en los labios de los niños. Me gusta cuando baila y repite la canción que le gusta hasta la saciedad, así como conversar con él. Mi hijo me llena.

Mi esposa en verdad es mi complemento, mi ayuda idónea, mi vida. En las noches conversamos de todo: del día, del pasado, del futuro y de cosas secretas que nunca voy a decir y menos en un blog. Nos hablamos suave y con amor hasta que el sueños nos vence y al día siguiente a continuar con la vida, felices porque no hay nada mejor que "beber y comer y gozarnos de nuestro trabajo". Sigo creyendo que una sonrisa de mi amada, que una de sus miradas valen más que todo el oro del mundo y por añadidura tenerla junto a mí. Así que ahí vamos, avanzando por la vida, procurando criar bien a nuestro hijo e intentando seguir a Cristo.

jueves, 3 de diciembre de 2009

A sólo diez pasos

Por MVM

Estoy a pocas materias de coronar mi carrera. Cuando era niño nunca imaginé que conocería con tal profundidad el derecho (aunque aún falta bastante por conocer y según dicen nunca se acaba de aprender) y mucho menos que podría verme en un tribunal procurando o acusando. Lo que si recuerdo bien es a mi tío Rodolfo preguntándome "¿Qué quieres ser de grande?". No sabía que responderle, aunque quería imitar en todo a mi papá no tenía certeza del futuro. Pero, algo me hizo decirle que no sabía, pero que me gustaría vestir de traje y tener una oficina con muchos libros y con un escritorio. Sonrió y me dijo: "Abogado. Querés ser abogado". Luego se encargó de aconsejarme: "los abogados son amables y muy educados".

Empecé a estudiar derecho en 1999, pero dejé de hacerlo por que consideraba ser escritor y para ello era más apropiado estudiar comunicación social, así que hice mis maletas y empecé otra carrera en el 2002, algo que reforzó lo que en verdad quería: prefería la jurisprudencia. Así que en el 2006 volvimos a usar corbata y saco para los parciales, así como cargar las pesadas recopilaciones civiles, penales y luego todos los demás códigos. Sacando cinco materias cada ciclo nos fuimos poniendo al día, sin embargo después de haber cursado casi todas las clínicas jurídicas (obligatorias en materias procesales) lo veo como un mero trámite. Un trámite que me gusta, porque ahí está el meollo del asunto: aprender, practicar, ejercitarme, mejorar.

Mientras inicié las introducciones al derecho y otras materias básicas como Derecho Constitucional, el derecho parecía estar encerrado en un círculo, algo que ahora veo sin límites, lo veo infinito. Son tantas las probabilidades y esto basado en la hermenéutica que empleemos para su interpretación (claro sin dejar de ver la exégesis). Así que supimos en verdad cuál es la diferencia entre Derecho objetivo y Derecho subjetivo, así como la mentalidad de notario y de abogado, además de las incoherencias que a veces no se percatan cuando se da a conocer una noticia del acontecer jurídico en los diferentes Mass Media.

Pude conocer a excelentes catedráticos que me enseñaron mucho: Ernestina de mercadillo, doctor Larios, Godofredo Salazar, Castro Galdámez, Ángel Cañenguez, Medina Montejo, Karla Mylady Romero, Pedro Navarro, Guillén, doctor Machón, Ángel Custodio, Lucas Chinchilla, Mirna de Vallecillos, Nelson Rauda, Marco Tulio Alfaro, Hugo Granadino y otros que se me quedan en el tintero. Gracias a ellos aprendí a elaborar demandas, a defender casos, a interpretar la ley, a conocer el derecho, a amar la ley.

Las materias que más me gustaron al iniciar la carrera fueron Teoría del Estado y Doctrinas Políticas, pero ahora que he conocido el ancho mundo de sus ramas, creo que laboral y mercantil son algo muy preciado para mí, es posible que me especialice en esas áreas. Aunque, como dice el lic. Ángel Custodio: "Uno debe agarrar lo que caiga y si no sabe, pues a saberlo". Cuando poseamos el famoso sello nos dedicaremos a trabajar. Mientras aún hace falta para finalizar, pero la meta está a diez pasos.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

La espada de Goliat

por MVM

Hoy por la mañana escuché un sermón de Lisandro Bojorquez, pastor de la iglesia Josúe. Hablaba de la adversidad y los problemas, así como de las luchas diarias. Sé que el tema es común para muchos, pero en verdad es necesario traerlo a cuenta de vez en cuando, si no cómo encontraríamos soluciones para esas dificultades de las cuales muchos se ven incapacitados de resolver. Bojorquez, como todo buen pastor, lo expone con una ilustración de la Biblia. Citó una serie de versículos que nos mostraba que la espada que nos hace vencer es la Palabra de Dios, sin embargo dentro de los pasajes uno me impactó y heme aquí, pensándolo:

David huía. El futuro rey David era un prófugo porque el rey Saúl quería su muerte. Es impresionante ver al hombre que de joven le cortó la cabeza al gigante escondiéndose para guardar su vida. En medio de su huida llega al Tabernáculo y le pregunta al sacerdote si tiene alguna arma.

--No tengo otra, sino la de Goliat, a quien mataste.

--Dámelo, pues no hay otra mejor que esta.

Justo cuando David comienza a ser un prófugo, un paria para su rey y para muchos de su pueblo, en el Tabernáculo del Eterno le recuerdan que tuvo grandes triunfos. Era algo así como decirle "lo mejor aún viene" y claro que vino. Saúl se suicidó y el perseguido David se transformó en el rey de Judá y luego de todo Israel y pasó a la historia por ser varón conforme al corazón de Dios y ascendiente directo del Mesías. Y parecía perdido, sin esperanzas, pero el Señor levanta a los pobres y destruidos del suelo haciéndolos sentar entre los nobles de su pueblo.

martes, 1 de diciembre de 2009

Cuando Dios responde

Por MVM
A veces el mundo y todo lo que rodea nuestras vidas ( dinero, lujos, vanidades, quejas, pecado) no nos permiten escuchar a Dios. Eso me sucedió a mí, pasé separado de Dios un buen tiempo, aunque siendo correcto al usar las palabras debería decir un "mal" tiempo, porque estar distante de Él no trae nada bueno, más a nosotros que lo conocemos. Y me distancié precisamente porque el mundo me caló hondo y por eso abandoné mi rutina de oración y mi lectura diaria de las Sagradas Escrituras; pero llegado el tiempo Dios no se olvidó de mí y esperó, con paciencia y misericordia, aguardó a que yo decidiera volver a su redil y otra vez conocer su palabra. Así como aguardó por el hijo pródigo, así como aguarda a los que desean volver a su regazo.
Algunos afirman que Dios no habla, otros dirían:"yo hablé con Él esta mañana". Yo no he escuchado la voz de Dios, pero sí sé cómo responde: por medio de la Biblia, entre otras formas. Al leerla regresé a la fe, como dice Pablo y al escudriñarla de nuevo mi fe se fortaleció, volví a congregarme y aprendo nuevamente de Él y de su amor. Ahora no me importa que tan dura sea la marea o que tan fuerte sea el viento del desierto, porque tengo la seguridad de mi salvación y su promesa: "estaré con vosotros siempre", y así cualquier cosa es fácil y mi corazón está lleno de alegría porque mi Padre Eterno no me deja.
No es sencillo reaprender lo correcto, sobre todo cuando estuvimos equivocados tanto tiempo. Siempre supe de Su existencia, pero mi fe en que Él es mi Ayudador, mi Proveedor, mi Paz, mi Salvador, mi Sanador flaqueó tanto que mi oración fue en cuarto menguante hasta que la noche inundó mi vida. Quise buscarlo en la tradición de mi ascendencia y en lugar de encontrarlo, lo perdí. Dios no está en la religión, sino en una relación, en una forma de vivir, de vivir para Él y por Él. Mañana tengo treinta años, justo la edad que los cohanim (sacerdotes) iniciaban su servicio en el Templo, misma edad en la que Jesús inició su ministerio y eso me da mucho en que pensar, precisamente lo mismo que con tanta preocupación he pensado en los últimos años. No podemos jugar a que somos inmortales y que no existe un juicio. Dios es real y no podemos obviarlo de nuestra vida.
Ahora iniciamos el camino, esperando que el Señor aumente nuestra fe y nos lleve por su sendero hasta lograr lo que Él desea de nosotros. Mientras, darle gracias porque cuando Dios responde, su fuerza y todo su poder nos inunda, aunque seamos débiles, aunque todo parezca contrario. ¡Gloria a Dios! Maran Atah