viernes, 16 de abril de 2010

SIEMPRE HAY UN PLAN Y UNA LECCIÓN

por MAURICIO VALLEJO MÁRQUEZ
Algunos creen que todo lo malo que les sucede es porque a Dios no le importa lo que hacen. Otros están seguros que es un castigo Divino. Otro tanto ni siquiera se toma el tiempo de pensar en ello. Con los años uno se da cuenta que la vida tiene tantos caminos, tantos escenarios que incluso lo malo es parte de ella y esencial; no porque nos golpeen el carro o porque no tengamos dinero para pagar la luz o porque estamos irremediablemente enfermos todo sea porque a Dios no le importa.
Cuando a mi mamá le detectaron su enfermedad y sus consecuencias supe que es la voluntad de Dios, así como las cosas que me han pasado sean buenas, regulares o malas. Yo creo que todo lo que nos pasa a los cristianos es para bien. Sé que hay un propósito en cada una de nuestras etapas. El Señor me ha dado muchas lecciones y sin ellas no podría superar las que vienen. No siempre aprendemos rápido, incluso en ocasiones tengo que repetir varias veces la plana en mi vida, en mis estudios, en mis trabajos. Pero cada vez que recuerdo la vida de Job y lo duro que le tocó sé que Dios siempre tiene un plan y lo agradezco.