martes, 18 de octubre de 2011

Lluvias y sol

por Mauricio Vallejo Márquez
Me cautiva ver la lluvia. Pero en estos días, la lluvia me ha cansado. Una tormenta que dura más de una semana es suficiente para producir una catastrofe, la acumulación de agua es la suficiente para producir aludes, para desbordar ríos y quebradas, para que 32 personas mueran y muchas familias tengan que buscar refugio lejos de sus hogares.
Después de tanta lluvia, el agua se transforma en un verdugo amanazante que pareciera acabar con todo.
Aunque algo que he aprendido de ver tantas lluvias es que estas terminan y le dan paso al sol. Mientras las personas vuelven a sus vidas, y junto al sol se dedican a borrar el rastro del agua.