martes, 1 de julio de 2014

A no ensuciar


Por Mauricio Vallejo Márquez

No entiendo esa comodidad de arrojar la basura en cualquier lugar. No la entiendo. Las calles se van llenando de basura y por lo tanto nuestras vidas. Aun siendo nosotros cuidadosos de que eso no se dé. No arrojo basura, procuro reutilizar y reciclar. Sin embargo, la basura sigue acumulándose.
Nada pueden hacer las alcaldías, independientemente del partido político que sea. La gente en bandada decide tapizar las calles de empaques vacíos de boquitas, cera de chicle, latas, bolsas, cualquier cosa.  Un grupo de usuarios sube al bus y arroja una lata de gaseosa a la calle, un joven come un dulce y tira el envoltorio al suelo, un fumador arroja la colilla de su cigarro al suelo y lo patea.  Vivimos entre la basura.
¿Por qué no podemos cambiar esto? Tenemos una cultura indolente en la que poco nos importa el entorno, dicen. Sin embargo, existimos muchos que no queremos que esto continúe, no queremos que se sigan llenando de basuras las calles, los tragantes. No deseamos que los inviernos sean de tragantes tapados con inundaciones. Entonces, tenemos que encontrar soluciones.

Yo escojo no arrojar basura, así como reutilizar y reciclar. ¿Tú harás lo mismo?

No hay comentarios: