domingo, 5 de abril de 2009

La verdadera libertad de expresión

por Mauricio Vallejo Márquez

A los niños se les priva de su derecho de expresión, en ellos es comprensible pues se les encamina por medio de reglas a sobrevivir dentro de una sociedad. Si los niños actuaran y hablaran con libertinaje es seguro que nuestra nación y todos sus progresos, como los de todo el planeta, fueran inexistentes. Así como confundir la libertad de expresarse como una forma de insultar, calumniar o mentir sin ningun límite como les sucede a muchos quienes pueden llegar a destruir la imagen de una persona. La libertad de expresión no es afirmar una mentira con una verdad, sino exponer nuestras ideas sin ser perseguidos ni asesinados por los que tengan posiciones contrarias.

Sin embargo, cuando la Declaratoria de los Derechos Humanos afirma en el artículo 19 que: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión" pone en evidencia que aún existe mucho camino por andar, no sólo los paises subdesarrollados y en vías de desarrollo, sino en el mundo porque no existe suficiente madurez para entender que las ideas son tantas como los seres humanos que existimos en el planeta tierra ( que en la actualidad son 6.771.212.727 personas). Cada individuo tiene su propia concepción del mundo y algunos están de acuerdo en ciertos puntos, otros obviamente difieren y existen muchos que aprecian ambas posturas en mayor o menor grado. Por lo tanto merecen respeto, con este valor logramos la ansiada libertad de expresión.

La libertad de expresión es defendida por muchos pensadores comenzando con los ilustrados Montesquieu, Voltaire y por supuesto Rousseau quienes afirmaron que la posibilidad de que exista discusión y crítica logra el avance de las artes y las ciencias y la verdadera participación política. Y en sí es por ello que la democracia logra imponerse a la hora de tomar decisiones en cualquier organización, sociedad, institución y gobierno.

Las ideas políticas son varias, sin importar si son correctas o incorrectas, y deben ser respetadas. Cada una de ellas tuvo su tiempo y no siempre existe pureza en su aplicación pues muchas de ellas son teorías que no han sido aplicadas, pues la misma realidad lo impide, así como las mismas leyes naturales impiden diferentes sucesos. Sin embargo toda postura merece respeto y debe de ser escuchada con libertad mientras no ofenda (insulte, calumnie, etc.). Esto no quiere decir que por ejemplo un capitalista, seguidor de Adam Smith, no escuche a un socialista, sólo porque el último pide más políticas de ayuda social para la población laboral o de igual forma un marxista, seguidor de Karl Marx, no tolere que otro exprese un pensamiento diferente al que este acostumbrado el último.
Para que un país camine por el rumbo correcto es necesario que la libertad de expresión, la sana discusión y la buena voluntad se den. Sin que existan estos elementos podremos seguir viendo a nuestro país hundirse sin remedio en el subdesarrollo, la pobreza, la falta de industrialización y la intolerancia.

3 comentarios:

Hocson dijo...

En nuestro país, la supuestamente libertad de expresión está dividida, aunque yo no le llamo libertad de expresión porque X canal difunde una gran mentira en contra de un partido político y el otro busca defenderse por otros medios, haciendo más grande el problema…aquí lo que tenemos que aprender es a saber vivir y respetar las opiniones de los demás…Excelente Post, te sigo leyendo.

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

Espero que algún día maduremos como país y como personas para que exista libertad de expresión. Estar de acuerdo con alguien es una cosa, pero respetar las opiniones de otros casi siempre es un problema. Gracias Hocson por participar

Garay Custodio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.