domingo, 5 de diciembre de 2010

Frente al muro

por Mauricio Vallejo Márquez

Nunca me había acercado a ese inmenso muro de muerte y noche. Nunca quise buscar entre las numerosas líneas de vidas el nombre de Edgar Mauricio Vallejo Marroquín, sin embargo hoy lo hice. Y rodeado de esa lista vi a mi padre sonreír como sonrío frente al espejo, y me vi a mi mismo y de seguro así me vio esas mañanas y tardes cuando él se miró al espejo.
Frente a su nombre mi hijo pregunta si ahí está su abuelo. Sí, allí está su nombre. Soy el primero de la familia en visitarlo (junto a mi hijo, es decir los primeros) en tocar esas letras blancas sobre el inmenso cuadro negro. Frente a él, el polvo y nosotros. Mirando sin mirar (al menos yo) y me digo fue prudente esperar tanto. Y a andar, aún la tarde es joven y el día y el tiempo. Pero, por primera vez en mi vida sentí que vi a mi padre y eso basta.

No hay comentarios: