martes, 20 de marzo de 2012

Ninguna razón es suficiente para matar

por Mauricio Vallejo Márquez
En nuestra época la gente se mata sin razón. El odio, la falta de moral, los "negocios", son tantas las razones, aún se mata por odio a una religión o a una raza, o por el deseo injustificado.
En Toulouse, Francia un sujeto asesinó a tres niños y a un rabino en el colegio Ozar Hatorah. En San Salvador muere alguien por no tener 0.25 centavos o por caminar por el lugar incorrecto. En la frontera de México mueren por querer cruzar la frontera rumbo a Estados Unidos.
Hay asesinatos en todas partes. Siempre porque se da la acción de matar, el deseo de causar la muerte, de borrar de la existencia a alguien.
El planeta aún no ha logrado superar esos vicios terribles del pasado y cada vez existen nuevas victimas del odio. Como si no fuera mejor abogar por la vida y cultivarla. La vida es un bien tan valioso, al que todos los seres humanos tenemos derecho.

No hay comentarios: