sábado, 30 de junio de 2012

Nacer

 "Pero ¿quién puede todavía
señalar el lugar del nacimiento, quién
en la encrucijada de los aposentos, halla
la puerta por donde equivocó el camino?"
Jorge Enrique Adoum

 
 Por Mauricio Vallejo Márquez
La primera acción de la existencia del ser humano la documentan a partir del nacimiento y no con la concepción como lo afima nuestra Constitución y el resto de leyes del mundo. Desde ese momento se confirma la existencia de cada hombre o mujer.
Nadie pregunta por la fecha en que fue concebido, sino por la de nacimiento y a partir de esta se dice cuántos años tiene cada individuo. La sociedad no recuerda a los bebes individualmente, sino de forma colectiva cuando han muerto antes del parto o en el parto, así como olvidan a los niños por que no los considera seres desarrollados, aunque sean el futuro de nuestra sociedad.
Nacer es salir del vientre materno para los mamiferos. Los humanos nacemos por parto natural o por cesarea. Aunque la forma de gestación difiera. Los ovíparos salen de un huevo y los astros aparecen en el cosmo, las plantas emergen de semillas.
Ese nacimiento puede darse de muchas formas como la mayéutica de Socrates que es una palabra que significa hacer nacer a los bebes, pero en el significado que nos da el fiolosofo es hacer nacer ideas a través de preguntas para tener respuestas. Y ese es el nacimiento que tenemos como seres pensantes, como individuos que son conscientes de su existencia, de su entorno, de las razones de la vida, del conocimiento.
¿Nacemos, entonces? ¿Dejamos nuestro estado de encubación mental? ¿Nos hacemos preguntas para respondernos nuestra existencia?
Cuando Adoum pregunta quién puede señalar el lugar del nacimiento, ese punto de partida que confiere el avance o retroceso que podemos experimentar de la vida da la impresión que los seres humanos podemos no haber nacido, que jamás hemos experimentado en realidad ese nacimiento por diversas razones: culturales, históricas, impuestas o por costumbre.
La modernidad y la globalización permite tener datos, comodidades. Pero la sabiduría, el conocimiento, la ejecución del pensamiento sólo se logra a través del nacimiento. Nacer en nuestra realidad, y luego desarrollarnos. ¿Hemos nacido?

No hay comentarios: