martes, 2 de octubre de 2012

Seguir arando

por Mauricio Vallejo Márquez
La vida trascurre sin remedio. Nacemos y con el tiempo los años nos van devorando sin poder detenernos y recuperar esos momentos que se evaporan y se convierten en recuerdos. Un día observe tras mi espalda todo el tiempo perdido y sin embargo al ver de frente existe siempre la incertidumbre, porque no tenemos la seguridad de aprovechar lo que resta. Ese breve período que apenas es un nimeo conteo en los anales de la historia.
¿Cuánto de lo que hicimos quedará grabado para convertirse en un punto positivo o determinante de la humanidad? No lo sabemos, la mayoría sólo engrosaremos estadísticas, pero eso no es una excusa para dejar de probar, para seguir arando en el desierto, para seguir soñando con habitar la Luna o Marte, ya no se diga por lograr la novela, el cuento; incluso ese momento perfecto en el escenario. Nada debe impedir que los sueños se disipen con la vida. Debemos soñar y ejecutar esos sueños, después no importa que el tiempo nos devore, ya seremos parte de él.

No hay comentarios: