sábado, 30 de agosto de 2008

Un justo homenaje para Jaime Suárez

Por Mauricio Vallejo Márquez

El café La Lumbre estuvo llena el sábado 30 de agosto. La noche era dedicada al poeta y periodista Jaime Suárez Quemaìn dentro del marco del proyecto Rescatando a unna voz del silencio que pusó en marcha desde principios de agosto la Juventud en Pro de las Artes Contemporáneas (JAC). Suárez, un poeta miembro de la Generación Olvidada que junto a autores como Mauricio Vallejo, Nelson Brizuela, Rigoberto Góngora, José María Cuellar, Lil Milagro Ramírez, Alfonso Hernández y artistas de la talla de Tamba Aragón y Roberto Franco enriquecieron nuestro país con su arte.

El homenaje inició con la canción Cantares interpretada por el guitarrista Carlos Rubio Calles que interpretó varias melodías y habló acerca de la importancia de la Libertad de expresión, uno de los temas por los que a diario Quemaìn luchó.

La biografía de Quemaìn fue escuchada de labios de sus sobrinas Sonia y Sandra, quienes se turnaron también para leer sus versos. El poeta Ricardo Castrorrivas compartió más de una anécdota que vivió junto al poeta.

Al evento se hicieron presentes varios familiares de Suárez Quemaìn; el obispo Medardo Gómez junto a su esposa; los poetas Otoniel Guevara, Luis Melgar Brizuela, Miguel Ángel Chinchilla, Roberto Quezada; el pintor Iván Cerritos; el actor Amilcar Flor; las familias de los poetas Mauricio Vallejo y Nelson Brizuela y público en general

miércoles, 20 de agosto de 2008

Suárez Quemaìn y la libertad de expresión

Por Mauricio Vallejo Márquez

Como lo hacia a diario, el poeta y periodista Jaime Suárez Quemaìn bebía café en Bella Nápoles, muy cerca de donde se encontraba la redacción de la Crónica, periódico del que él era el jefe de redacción. Acababa de darle un sorbo a su taza cuando el fotoperiodista César Najarro entró en el local y al ver a Suárez decidió ir a saludarlo. En ese momento entraron dos hombres, que acababan de salir de un taxi, se acercaron a los periodistas y uno se quedó tras Suárez y le tocó la espalda. Al levantarse Suárez el otro hombre le puso unas esposas, inmediatamente hicieron lo mismo con Najarro. Era la tarde del 11 de julio de 1980. El silencio reinó en el Café Bella Nápoles, así como sucedía en la mayoría de calles, casas y parques de El Salvador. El 12 de julio fueron encontrados ambos cuerpos en la entrada de Antiguo Cuscatlán. Ambos habían sido cruelmente torturados, Suárez había recibido varias cortadas con machete en la espalda, también le habían abierto el abdomen, además tenía varios golpes en su tórax, rostro y extremidades y un agujero de bala muy cerca de uno de los orificios de su nariz. Su sobrina Sonia Martínez Suárez junto a otros familiares lo llegó a reconocer.

Meses antes de que lo mataran llegaron donde el hermano, que era coronel, y le arrojaron un ejemplar de La Crónica frente a él. Con evidente enojo le dijeron: “decile a tu hermano que deje de escribir esas cosas, sino le vamos a dejar un mensaje en La Crónica”.
Un día se detuvieron dos vehículos frente a La Crónica, bajaron la puerta de la cama de un pick up y tomaron posición para empezar a ametrallar las instalaciones del periódico. A pesar de este aviso, Suárez siguió escribiendo.
Cuentan que la esposa del dueño del periódico le mostró a un visitante oficial la oficina de Suárez. Un par de días después, cuando estaban imprimiendo el medio llegaron un par de hombres y ametrallaron desde afuera la oficina de Suárez. A él no le pasó nada porque se encontraba supervisando la edición. Cuando los sujetos se fueron, el poeta subió a su oficina y recogió los casquillos y dijo: “me voy a hacer un collar con estos bolados”.
Un día volvieron a llegar donde su hermano, el coronel, y le dijeron que ahora el aviso se lo iban a dar directamente a Suárez y que le dijera que dejara de escribir. Ante la amenaza se reunió toda la familia y le pidieron que saliera del país. El poeta dijo: “si mataron a Monseñor Romero, quien soy yo”.

Suárez quien nació el siete de mayo de 1949 era un verdadero luchador en contra de la injusticia. Sus actos siempre demostraban además de esa inclinación un fuerte deseo por defender los derechos de los salvadoreños. A diario lo demostraba en su trabajo donde literalmente se jugó la vida. Todo atropello contra los Derechos humanos, cada injusticia, cada verdad era publicada sin importar el precio que tuvo que pagar con los días. Se convirtió en un símbolo de la libertad de expresión.
“Es tan sucio el que pone las cadenas como el que lo acepta como algo sin remedio”, afirmó en su momento Suárez, una frase que es vista con normalidad en pleno 2008, pero a finales de 1970 el sólo hecho de pronunciarla en voz baja era suficiente para dejar de vivir.
Sus palabras eran leídas a diario no sólo por sus simpatizantes, sino también por sus enemigos que un día no pudieron tolerar más sus comentarios y decidieron acabar con él. El 13 de julio de 1980 el periódico español El País destacaba el asesinato de Suárez:
“El secuestro de Suárez Quemain y Najarro ocurrió apenas cuatro horas después de que un grupo de familias campesinas llegadas del norte del país, bajo la protección armada del grupo izquierdista Ligas Populares Veintiocho de Febrero, ocuparan ayer la Embajada de Costa Rica en esta capital, para «denunciar al mundo la represión del Ejército contra los campesinos». Un policía que custodiaba la sede e intentó impedir la ocupación fue muerto de un tiro”, escribió Carlos María Gutiérrez.

La sopa del chucho
Jaime Suárez fue un maestro por naturaleza. Enseñó durante algunos años en los aulas de algunos centros escolares, pero también instruyó a varios escritores e intelectuales de la época, entre ellos la cantante y antropóloga Lorena Cuerno e incluso a mi padre, Mauricio Vallejo, quien lo conoció por medio de mi abuelo Oscar Antonio Vallejo cuando Suárez y él trabajaron juntos para el Ministerio de Educación.
Jaime le decía a sus amigos: “Vamos a comernos la sopa del chucho”, cuando los invitaba a comer en su casa, porque su madre, Carlota Quemaìn vda. De Suárez tenía un perrito que no comía si no le preparaban una sopa de carne de res o de pollo. Así que los poetas llegaban a diario a comer y se escuchaban las platicas de: Ricardo Castrorrivas, Nelson Brizuela, Mauricio Vallejo, Rigoberto Góngora, entre otros.
También recomendaba lecturas a los jóvenes escritores que se reunían con él en el café bella Nápoles como era el caso de los hermanos Galeas.
Suárez fundó junta a Alfonso Hernández, Rigoberto Góngora, Mauricio Vallejo, Humberto Palma, Jorge Mora San, los hermanos Galeas, Nelson Brizuela, David Hernández y Chema Cuellar, entre otros, la revista literaria La cebolla púrpura, que gozó de mucha simpatía por varios años. Todo esto mientras desarrollaba su trabajo como periodista de La Crónica.
Su oficio literario lo compartió con muchos, entre ellos sus vecinos. Cada uno de ellos tuvo el honor de que el poeta le dedicara un poema en la serie Mis Vecinos.
En la escena poética, Suárez se dio a conocer al ganar un certamen estudiantil nacional en 1970, desde entonces no soltó la pluma y escribió poemas, teatro, además de sus incisivos artículos de opinión.
"Cuando asistas a la universidad ten presente que manos de albañiles la construyeron, que detrás de cada libro hay manos de tipógrafos que, aunque no te conocen, piensan en tí en cada letra que colocan, que detrás de una regla de cálculo, de una probeta y hasta del lápiz que ocupes: hay manos obreras. No los defraudes volviéndoles la espalda. Si algún día te toca anteponerle a tu nombre la palabra "doctor" o "licenciado" que no sea para estar en alianza con el gangster", afirmaba Suárez.
Entre sus libros destacan: Un disparo colectivo, poesía, edición póstuma. San Salvador, 1980, El discreto encanto del matrimonio, teatro, 1980 y Lienzo abstracto, poesía, inédito, 1980. Además de muchos trabajos más publicados en periodicos y revistas de la época.


La lucha
Jaime Suárez Quemaìn no fue un boxeador, seguramente nunca se puso los guantes ni buscó el ansiado ranking de una Federación amateur o profesional, quizá apenas sabía un poco de palabras como: rectos, ganchos. Tal vez ni le interesaba ver las peleas tanto como escribir. Pero tenía sangre de boxeador y la de una de las mayores glorias boxísticas de nuestro país. Quizá por ello él fue tan combativo. Su padre fue Alejandro de la Cruz Suárez quien figuró como campeón centroamericano en 1939.
Dentro de su poemario Un disparo Colectivo encontramos un poema conmovedor llamado Un Round a tu recuerdo, donde habla de su padre, de lo orgulloso que en ese momento se encontraba de tener un padre como él, un boxeador heroico y al que le dedicaba su vida. Cuenta su familia que lo escribió un día en que se iba a suicidar, pero al ver el retrato de su progenitor en la pared en lugar de acabar con su vida tomó una pluma y comenzó el poema. Un hermoso poema de Suárez que cobra aún más sentido al conocer la historia que le vio nacer.
Así como su progenitor tuvo la vida de un verdadero luchador, uno que peleó contra la libertad de expresión, contra el miedo y habló sin ataduras:
“Es tan sucio el que pone las cadenas como el que lo acepta como algo sin remedio” afirmó Suárez y aún ahora a veintiocho años de asesinado siguen vibrando en más de algún escrito como muestra de que Suárez dejó su huella en las letras salvadoreñas.

Cruchaga en el Centro Cultural de España


Hagamos tiempo para ir a escuchar a este talentoso poeta.
Les dejo una pequeña biografía:
André Cruchaga, Nació en Chalatenango, El Salvador, 1957. Tiene una licenciatura en Ciencias de la Educación. Además de profesor de humanidades, ha desempeñado la función de docente en Educación Básica y Superior. Parte de su obra poética ha sido traducida al francés por Jean Dif, Danièlle Trottier y Valèrie St-Germain. Estas últimas, el libro antológico: “El fuego atrás de la ventana” (Le feu derrière la fenêtre) y Viajar de la ceniza. La poeta María Eugenia Lizeaga, por su parte, ha traducido el libro “Oscuridad sin fecha” al Idioma vasco (Euskera); y poemas sueltos, al holandés por Michel Krott. Jurado de Poesía de la XVI Bienal Literaria "José Antonio Ramos Sucre", Venezuela, junio de 2007. Buena parte de su obra se encuentra publicada en diferentes revistas electrónicas de Argentina, Chile, España, Grecia, Estados Unidos, Colombia, México, Perú, Italia, Holanda.
Reconocimientos:

-Primer Premio Juegos Florales de Zacatecoluca, La Paz, 1985.
-Primera Mención de Honor, Juegos Florales de San Miguel, San Miguel, 1988.
-Primera Mención de Honor, Juegos Florales de San Vicente, San Vicente (2001).
-Primer Premio Juegos Florales de Chalatenango, Chalatenango, 2002.
-Primer Premio Juegos Florales de Ahuachapán, Ahuachapán, 2005).
-Finalista. Primer Concurso Internacional de Poesía "Paseo en Verso", Editorial Pasos en la Azotea, Querétaro, México, 2004/2005.
Eventos Literarios:
-Primer Festival Internacional de Poesía, El Salvador, 2002.
-Semana Cultural, Universidad de Marylhurts, Pórtland, Oregon.
-VIII Feria Internacional del Libro, El Salvador;
-Jornada Cultural Ars Vivendi Homenaje a Ítalo López Vallecillos, El Salvador (2005);
-IX Feria Internacional del libro en Centroamérica, 2005, El Salvador.-IV Festival Internacional de Poesía, El Salvador, 2005.
-II Festival Primavera de los Poetas, Alianza Francesa de El Salvador, 2006).-IV Festival Internacional de Poesía “EL Turno del ofendido, El Salvador, mayo de 2007.Publicaciones:-Alegoría de la palabra. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1992.
-Fantasía del agua. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1992.
-Fuego de la intimidad. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1993.
-Espejo del invierno. 1ª edición Suplemento Cultural 3 Mil de Diario Latino, El Salvador, 1993.
-Memoria de Marylhurts. Interface Network, Oregon, USA, 1993.
-Visión de la muerte. 1ª. Edición, Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, 1994; 2ª edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1994.
-Antigua soledad. 1ª. Edición, revista Cultura del Ministerio de Educación [abril-junio de 1994] El Salvador.
-Insomnio divagante. 1ª. Edición revista Presencia del Centro de Investigaciones Tecnológicas y Científicas [año III, No, 12, 1991].
-Viento. 1ª. Edición, Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995.
-Césped sobre el fuego. 1ª. Edición (edición completa), Suplemento Cultural 3000 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995.
-Fugitiva luz de los espejos. 1ª, edición (edición completa), Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995.
-Fantasía del bosque. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1996.
-Enigma del tiempo. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1996.
-Roja vigilia. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1997.
-Querencia del follaje. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1998.
-Rumor de pájaros. (Prólogo de María Cristina Orantes) 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, Santa Tecla, El Salvador, 2002.
-Oscuridad sin fecha. (Prólogo de David Escobar Galindo). 1ª. Edición bilingüe español-euskera. Imprenta y offset Ricaldone, El Salvador, 2006. ISBN: 99923-78-80-8.
Pie en tierra. 1ª. Edición, Imprenta y offset Ricaldone, El Salvador, 2007. ISBN: 978-99923-78-95-3.
-Viajar de la ceniza. (Prólogo de María Eugenia Caseiro) 1ª. Edición bilingüe español-francés, por Danièlle Trottier y Valèrie Saint Germain, Imprenta y Offset Ricaldone, El Salvador, ______, ISBN:

Otras publicaciones:
Antologías: -Novísima poesía salvadoreña. Revista Presencia, año III, No.12, 1991.-Poesía a mano. 1ª. Edición, Editorial Universitaria, Universidad de El Salvador, 1997.
-100 escritores salvadoreños. 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, El Salvador, 1997.
-Antología de una década. 1ª, edición, Casa de la Cultura de Zacatecoluca, CONCULTURA, El Salvador, 1998.
-Antología "Paseo en verso", Editorial Pasos en la Azotea, Querétaro, México, marzo de 2005.
-Canto a un prisionero. (Homenaje a los presos políticos en Turquía. Editorial Poetas Antiimperialistas de América, Ottawa, 2005. ISBN 1-894879-10-4..- IX y X Antología de la Nueva Poesía Hispanoamericana, 1ª. Edición, Editorial Lord Byron, Perú, 2005.
-Muestra poética, Revista Baquiana, Anuario V, 2003-2004, Miami, Florida, Estados Unidos, 2004.
-Rolando, La vida. Antología poética, San Salvador, El Salvador, julio 2005. -Poemas sueltos (Revista Generación Abierta, Año 15, No.43 Editada por el poeta Luis Raúl Calvo, Buenos Aires, Argentina, 2006.
- Mínima Antología (Tres poetas salvadoreños), Revista Poda, No.3 Editada en Venezuela por el poeta Ramón Ordaz, 2006.
-Asociación de Escritores de Mérida. III Antología de Poesía, entre Eros y Tánatos. Fondo Cultural "Ramón Palomares", Venezuela, 2006. ISBN: 980-6679-15-6.

lunes, 18 de agosto de 2008

conversando en La Habana


por Mauricio Vallejo Márquez

Cuando la poesía y la amistad se juntan con la noche los recuerdos son inolvidables. El primer evento poético de la Habana café fue aperturado por los poetas René Chacón Linares, Alex Canizales y su servidor, Mauricio Vallejo Márquez.
El ambiente es de lujo, por momentos sentimos que estábamos leyendo realmente en La Habana, Cuba. Antes de disponernos a leer nuestro material escuchamos por algunos minutos la maravillosa trova de Silvio Rodríguez, además de degustar un té helado y algunos más de una cerveza, salvo el cuentista David Panamá quien después de varios esfuerzos logró conseguir un Coiba, con el que no paró de saborear hasta que el evento dio fin.
Como todo evento poético los poetas abundaron, allí se encontraban: Josefina Pineda, Claudia Herodier, Alberto López y Eliazar Rivera. Rivera llegó agitado al evento, pues no podía estacionar su auto, pero luego de conversar un poquito encontramos la solución. David Panamá movió su carro y todos felices.
El evento fue presentado por el historiador y pintor Edgardo Quijano con una breve biografía de los tres poetas, además de una anécdota. Luego inició la poesía.


El primero en leer fue Alex canizales que nos mostró su material del libro Casa Prestada, donde converge el sentimiento del emigrante y el exiliado. Versos que conmueven por presentar esa cruel realidad en la que se vieron involucrados miles de salvadoreños, aunque aún muchos continúan en esa dura incertidumbre y sus hijos y los hijos de sus hijos. Con Alex nos une un fuerte sentimiento. Él, porque es un sobreviviente de la guerra y siempre recuerda lo que hubiera sentido su hijo de haberlo perdido completamente, pues durante muchos años no pudo verlo y esa es una herida, que a pesar de verlo 17 años después y tener el gusto de abrazarlo cada mañana, no suelda. Luego nos mostró un material erótico con el que desencadenó una serie de comentarios de los presentes.
Luego leí yo. Como es costumbre nunca tengo material impreso, así que recurrí al único poemario que tengo en hojas de papel y le dedique poemas a mi abuela, a mi madre y por supuesto a mi padre.
La Catedral de Cuarzo es el nombre del último poemario de René Chacón, el cual, así como la gran amistad que cultiva Chacón con tantas personas posee varias dedicatorias y reflexiones. Sin dejar de decir que los poetas "somos animales raros".

Terminada la poesía la música se dejó sentir, escapándose melodías de la guitarra de Glen Muñoz y de Gilmar Muñoz. También participó Brenda de Quijano. Mientras los sones se acomodaban en el ambiente el café habana se convirtió en una ancha y hermosa sala de conversaciones donde los poetas, músicos, intelectuales y otros invitados hicieron corta la noche. Hasta que a los 2:00 a.m. recordamos que debíamos de marcharnos. Proximamente en la Habana Café sostenderemos un nuevo conversatorio.

viernes, 15 de agosto de 2008

Después de varios años de no bañarme...

Por Mauricio Vallejo Márquez
Tenía varios años de no bañarme en una piscina. Durante las vacaciones de agosto fui junto a mi familia al Centro Español y nos dimos el chapuzón, además de comer una deliciosa paella y otros antojitos.
El agua la calentaba el sol, pero nomas salía del agua el viento me obligaba a entrar nuevamente, porque el agua estaba más templadita que el viento. En fin, había poca gente en la piscina, la mayoría de personas estaba afuera, en la orilla, tomando el sol. Algunos se fueron rojos y otras moradas.Mi hermana se vio tentada a probar surte con tostar la piel y afortunadamente no fue golpeada con dureza. Apenas se oscureció un poco.
En lo personal el sol es para iluminar, si me asoleo de vez en cuando es producto de las caminadas, nunca de los desos de dorar mi piel. Total, ya tengo color suficiente como para andar queriendo colorearme más.

En fin el ambiente estuvo bastante bueno y me dejó de recuerdo algunas fotos.

Musichess 2008


El ajedrez es un deporte hermoso. Practicarlo es algo sensacional, la estrategia y la paciencia van a la mano con la memorización y la practica. Este sábado 16 el ajedrecista David Blanco ha organizado un encuentro ajedrecístico totalmente diferente al que estamos acostumbrados. La música (metal) y los tableros se conjugarán. Veamos cómo responden los ajedrecistas ante este estímulo.

martes, 12 de agosto de 2008

Recordamos a la Generación Olvidada

Por Mauricio Vallejo Márquez
Otoniel Guevara, Mauricio Vallejo Márquez y Ricardo Castrorrivas en el conversatorio.

El conversatorio Recordando a la Generación Olvidada fue todo un éxito. Empezó un poco después de la hora programada, pero la convocatoria fue bastante buena y se habló de lo que importaba: los poetas que fueron asesinados o desaparecidos en el período de la guerra.
Escritores que no son una generación en sí, pués se dividen en dos períodos, uno del 74 al 85 y el otro del 86 al 91. Escritores valiosos de los cuales sólo el rescate de sus obras y de su nombre permitirá que las letras salvadoreñas no tengan ese vacío, esos eslabones menos en la gran cadena literaria. En el conversatorio participaron los escritores Ricardo Castrorrivas, Otoniel Guevara y Mauricio Vallejo Márquez.
Ricardo Castrorrivas habló de los poetas Jaime Suárez Quemain, Chema Cuellar y Nelson Brizuela. Sobre el compromiso que hay con estos autores y muchos más que apenas se alcanzaron a conocer como es el caso de su hija, quien también fue asesinada en esos años. Muchas de esas voces de tanta importancia para las letras nacionales apenas son conocidas por algunas personas, y aunque sus familiares y algunos literatos los conozcan, todavía nos falta mucho trabajo por hacer. El rescate de estos autores es un compromiso para las letras salvadoreñas, no pueden quedar en el silencio.
Otoniel Guevara contó su experiencia personal, de cómo se fue encontrando en el camino a escritores como Amilcar Colocho, así como tambbién de la importancia de obras escritas por Lil Milagro Ramírez, Jaime Suárez Quemain. Compartió acerca de la muerte del poeta Alfonso Hernández, quien fue asesinado a pocos pasos de donde vivía Amílcar Colocho. También plasmó la importancia de que la justicia no implica matar o encarcelar a los ejecutores y torturadores de los poetas, sino en decir en qué lugar quedaron sus restos y en que se conozca la trascendencia de sus obras.
El rescate de los poetas asesinados es un compromiso.
Vallejo Márquez se encargó de moderar el evento, así como de compartir la historia del desenterramiento de la obra de Mauricio Vallejo, quien fue desaparecido en los años de la guerra.
Se contó con la participación del guitarrista Carlos Rubio Calles quien interpretó algunas canciones y cerró el evento con la canción Cantares de Joan Manuel Serrat.
Nestor y Gloria, miembros de JAC bromean después del evento.
El evento fue organizado por la Juventud en Pro de las Artes Contemporánea (JAC) y la Universidad Evangélica de El Salvador por medio de la Unidad de Arte y Cultura de la Vicerectoría de Investigaciones.
El primer homenaje se realizará en el Café La Lumbre el 30 de agosto de 2008. En este se recordará al poeta y periodista Jaime Suárez Quemain.

Carlos Rubio Calles antes iniciar el evento




martes, 5 de agosto de 2008

Don Leonidas y las Termópilas


Por Mauricio Vallejo Márquez

La valentía del hombre es algo con lo que no se nace, se forja. A veces podemos tener el valor necesario para enfrentar la muerte o para defender con los puños la vida de tu familia o la de un completo extraño y nos falta el valor para enfrentarnos a los terribles golpes de la economía, a pagar las deudas o a que llegue el lunes. Un rey espartano llamado Leonidas tuvo el valor de enfrentar a un impresionante ejercito persa con 300 hombres, aunque algunos historiadores afirman que eran 6000, los contuvo por 5 días, los suficientes para que Atenas se preparara los suficiente para hacer frente.

Ya hace algunos días se llevó al cine la película 300 y en un principio muchos tuvieron una impresión terrible de ella por el exceso de sangre. En lo personal me pare´ció excelente.

El mensaje de la valentía, de ser recio al enfrentar los problemas es sensacional. Claro que los espartanos estaban criados para la guerra y por lo tanto sabían que el miedo allí no cabe y por la tanto lo controlaban.

Según algunos teóricos el miedo siempre existe, pero la diferencia es saber controlarlo, como mencioné en el párrafo anterior.

Ὦ ξεῖν’, ἀγγέλλειν Λακεδαιμονίοις ὅτι τῇδε κείμεθα, τοῖς κείνων ῥήμασι πειθόμενοι... No sé hablar griego, pero según dicen la frase afirma: "Oh, extranjero, informa a Esparta que aquí yacemos todavía obedientes a sus ordenes". Tremendo, ¿no?, a pesar de la muerte el valor quedó implícito en la tumba de Leónidas. Es inspirador una lápida así, aunque no la veamos.

Recuerdo cuando Dios le dice a Youshua (Josúe): "Esfuerzate y sé valiente. Así como estuve con Moshe (Moisés) estaré contigo todos los días de tu vida.

Así de simple parece ser la cosa, pero requiere mucha voluntad y allí radica la dificultad, pues no todos pueden vencerse a sí mismos. Sin embargo las cosas buenas y los triunfos no son para los perdedores, son para los que se esfuerzan.



sábado, 2 de agosto de 2008

recordando a la generación olvidada



Por Mauricio Vallejo Márquez

Una vez escuché decir a la poeta Nora Méndez que "ese es el eslabón que nos faltaba" al referirse a los poetas que murieron en la década de 1980, y la verdad es que sí. En principio a este conjunto de escritores salvadoreños nadie los conoce, en los libros de texto no aparecen y poco a poco van dejando de sonar en boca de los escritores que fueron testigos de las acciones y versos de estos héroes.

Por momentos parecería que existe un abismo en las letras salvadoreñas después de la Generación comprometida y el Grupo Piedra y Siglo. Algo que afecta a la generación de post guerra, pues apenas tienen algunos referentes y lo peor de todo es que muy vagos.

Quizá para diferenciar un poco a las vertientes de la generación los he dividido en dos partes, la primera en los escritores de inicios de la década de 1980 y la segunda 1986 y 1991.

El Salvador sobrevivió a una terrible guerra civil, una en la que la intelectualidad y el arte fueron victimas de la ignorancia y la opresión. Una época en la que ser poeta era ser enemigo del Estado. Sin embargo estos apelativos utilizados por los gobiernos en turno lo único que lograron es que los escritores y artistas integraran los grupos guerrilleros. Algunos en la parte ideológica, otros en logistica, en propaganda y por supuesto la mayoría de la segunda vertiente en la guerrilla.
El mayor en edad de los escritores de la generación olvidada es Jaime Suárez Quemain, quien es considerado un héroe de la libertad de expresión. lamentablemente sólo dejó dos libros terminados y un extenso material de artículos publicados en los períodicos de ese entonces. A éste le sigue José María Cuellar un poeta de enormes dimensiones y muy cercano al Partido Comunista, además de miembro del Grupo Piedra y Siglo. Su libro Crónicas de infancia es uno de los materiales poéticos más impresionantes de esos años. Los poetas Rigoberto Góngora y Nelson brizuela, ambos asesinados por defender sus ideas aún debe trabajarse en la recopilación de su material. El más joven de esta vertiente fue Mauricio Vallejo, poeta y cuentista, que tengo el honor de ser su descendiente; mi padre dejó una basta colección de escritos que sólo espera el patrocinio para su futura publicación. casi todos ellos pertenecieron al grupo La Cebolla Púrpura. Dentro de este grupo también se cuenta al titiritero Roberto Franco, quien realizó muchas piezas teatrales con su rana Aurora y fue miembro del Movimiento de Cultura Popular (MCP) junto a Vallejo.

La primera vez que se intentó dar un reconocimiento a estos escritores fue por medio de la revista Huella en 1999 por medio de la sección Recordandolos, así como también dentro de las páginas del Suplemento Cultural Tres Mil de Diario Co Latino coordinado por Otoniel Guevara.

La segunda vertiente es de los poetas que ingresan en la guerrilla y como grandes héroes de leyenda conjugan la pluma con el fusil, entre ellos: Lil Milagro Ramírez, Arquimidez Cruz, Alfonso Hernández, Amada Libertad, Amilcar Colocho, Paco Cutumay y otros. de este grupo el más conocido es Hernández, quien en años anteriores le dio nombre a un premio que realizaba ASTAC.

La Juventud en pro de las Artes Contemporáneaz (JAC) tiene como misión este año rescatar todas esas voces del olvido y junto a la contribución del Grupo Literario La fragua, Fundación metáfora, La Universidad Evangélica de El Salvador, café La Lumbre y café La Rayuela realizará una serie de homenajes para estos escritores que merecen salir del silencio. Además el JAC otorgará reconocimientos a las familias de estos artistas.