martes, 5 de agosto de 2008

Don Leonidas y las Termópilas


Por Mauricio Vallejo Márquez

La valentía del hombre es algo con lo que no se nace, se forja. A veces podemos tener el valor necesario para enfrentar la muerte o para defender con los puños la vida de tu familia o la de un completo extraño y nos falta el valor para enfrentarnos a los terribles golpes de la economía, a pagar las deudas o a que llegue el lunes. Un rey espartano llamado Leonidas tuvo el valor de enfrentar a un impresionante ejercito persa con 300 hombres, aunque algunos historiadores afirman que eran 6000, los contuvo por 5 días, los suficientes para que Atenas se preparara los suficiente para hacer frente.

Ya hace algunos días se llevó al cine la película 300 y en un principio muchos tuvieron una impresión terrible de ella por el exceso de sangre. En lo personal me pare´ció excelente.

El mensaje de la valentía, de ser recio al enfrentar los problemas es sensacional. Claro que los espartanos estaban criados para la guerra y por lo tanto sabían que el miedo allí no cabe y por la tanto lo controlaban.

Según algunos teóricos el miedo siempre existe, pero la diferencia es saber controlarlo, como mencioné en el párrafo anterior.

Ὦ ξεῖν’, ἀγγέλλειν Λακεδαιμονίοις ὅτι τῇδε κείμεθα, τοῖς κείνων ῥήμασι πειθόμενοι... No sé hablar griego, pero según dicen la frase afirma: "Oh, extranjero, informa a Esparta que aquí yacemos todavía obedientes a sus ordenes". Tremendo, ¿no?, a pesar de la muerte el valor quedó implícito en la tumba de Leónidas. Es inspirador una lápida así, aunque no la veamos.

Recuerdo cuando Dios le dice a Youshua (Josúe): "Esfuerzate y sé valiente. Así como estuve con Moshe (Moisés) estaré contigo todos los días de tu vida.

Así de simple parece ser la cosa, pero requiere mucha voluntad y allí radica la dificultad, pues no todos pueden vencerse a sí mismos. Sin embargo las cosas buenas y los triunfos no son para los perdedores, son para los que se esfuerzan.



No hay comentarios: