jueves, 18 de julio de 2013

Soñando la realidad

Por Mauricio Vallejo Márquez

Una de las grandes curiosidades de la vida es que el futuro se labra  por distintas manos. Puede ser con el tesón inquebrantable de un Napoleón o un Gandhi, pero también por el entorno. Al final de cuentas siempre resulta el entorno la principal razón: los hechos históricos, la geografía, la economía.
Puede que los sucesos y las personas que se encuentran al rededor sean determinantes, sin embargo el fundamental reside en el individuo, el individuo como ente singular es el que decide si es parte de la cadena impuesta o  se atreve a cambiar, a romper estigmatizaciones, paradigmas, tradiciones.
Eso es lo que divide al mundo entre soñadores o idealistas y el resto de la humanidad.
Los idealistas luchan contra el entorno, el desánimo que pretenden realizar los que no creen que es posible crecer, cambiar, crear.
Para que algo sea real, es necesario soñarlo. Pero el sueño no debe quedar en eso, en sólo un recuerdo onírico. Debe de concretarse, y eso sólo se hace trabajando por hacerlo realidad.

No hay comentarios: