domingo, 7 de junio de 2009

Nuestra cultura y el beneficio común

por Mauricio Vallejo Márquez
Muchos confunden cultura con el arte, con el conocimiento o con la buena educación. Detalle que no es errado, porque todo esto contribuye a la cultura, pero esta engloba muchas cosas más como: las costumbres, la reacción social, el idioma, la forma de hablar, los gestos, el vestuario. Así que delimitar la cultura únicamente al arte no es bueno ni conveniente, pero así lo han hecho varios sectores por muchos años, no sólo en El Salvador.

En el arte existen muchos géneros: danza, pintura, fotografía, teatro, literatura, escultura, etc. Y todo este conjunto es necesario que sea ejercitado y educado para la gente, pues un país que aprecia el arte, que lo conoce, puede tomar una identidad y desarrollarse mejor. El arte no sólo se disfruta, se aprende de él.

Sin embargo es gracias a la cultura que un pueblo puede tolerar las crisis o reaccionar ante los problemas que tengan a diario. La cultura se traslada de sociedad a sociedad, de padre a hijo e incluso puede existir la asimilación de forma positiva. Algunas lecciones que aportan países como Japón, Cuba, Holanda, Brasil y otros es importante tomarlas en cuenta, así como no olvidar que tenemos una identidad que nos hacen lo que somos: salvadoreños, aunque podemos mejorar.

Los salvadoreños tienen un amplio bagaje cultural que no sólo tiene que ver con las pupusas, la selección nacional o El Carbonero. Son varios elementos, uno de ellos es la frase: "el salvadoreño es muy trabajador", que se escucha en los países donde nuestros compatriotas llegan a laborar. Esta sencilla frase repetida varias veces desde que somos niños hasta que somos adultos puede determinar nuestra conducta, pero puede diseñarse frases que estimulen a nuestra gente como sucedió en Japón tras la segunda Guerra Mundial, en donde se escuchaba: "el japonés es la salvación del Japón". Frase que logró estupendos resultados para la nación del sol.

La cultura de cada país es determinada no sólo por los pobladores de una nación, sino que por sus gobernantes y los ejemplos del exterior, sobre todo si son estudiados y puestos en práctica para el beneficio común.

1 comentario:

edward dijo...

qe tal vallejo esta muy interezante tu articulo asi es como podemos avanzar en la construccion de un pais dando una pequeña luz de ideas para mejorar esto.