martes, 20 de julio de 2010

Ser niños

Por Mauricio Vallejo Márquez
Tener el mundo en la mano no es tan difícil, sobre todo si somos niños. Un par de rayas en una hoja de papel pueden transformarse en una maravillosa historia o en dos. Cuando era niño podía pasar, la tarde o el fin de semana completo, jugando y no había cansancio; podía idear historias en una libreta de dibujo; me refugiaba en mis cuadernos para escribir. Es posible que hubiera llegado a mi edad haciéndolo si la sociedad y la vida no me hubieran encaminado a la maduración.
A veces me siento junto a mi hijo y entonces esos años regresan, con la diferencia de que mis manos son más grandes y me maravillo más observándolo a él. Es su turno, ahora es él quien arma los mundos, el que hace y deshace para luego salir a la puerta del jardín cuando escucha una sirena o cuando juega que en una misión debe cerrar la puerta.
Ser niño es maravilloso, siempre se le mira lo bueno a todo y se perdona con facilidad. Sin embargo siempre hay casos lamentables en los que observamos pequeños maltratados, con carencias. Lo bueno es que un día todo eso terminara, mientras nosotros debemos hacerle menos difícil la vida a los infantes, sino el futuro que nos depara no será muy bueno.

1 comentario:

Sergio Gutiérrez dijo...

Hola! "desde mi ventana" se mudó a "Punto de Quiebre".

www.sergioagutierrez.wordpress.com

por ahí te espero.

Un Abrazo!

Sergio