sábado, 30 de abril de 2011

Roto

por Mauricio Vallejo Márquez

Hace poco encontré un soldado de plástico en el jardín. Estaba semienterrado. Con mi pie friccioné la tierra para sacarlo y desafortunadamente rompí su base. Sólo por esa curiosidad extraña pretendí unirlo de nuevo. Inútil, sólo el pegamento nos haría el favor. Si tan sólo pudiera unirse lo rotos, si tan sólo dejaran de existir los errores. Pero la vida no fuera vida sin los errores, sin ese levantar y caer y volver a levantar. Es necesario que se rompan las cosas y que se unan con pegamento, para recordar que estuvieron rotas.

2 comentarios:

Ciberdoctor MD dijo...

En un Libro llamado "Overcoming Life's Disappointents" algo así como Sobreponiendose a las desilusiones de la vida, escrito por un rabino: se menciona que Dios le dijo a Moises que pusiera en el arca las tablas de la ley que reescribió pero también los pedazos de la que Moises rompió, seguramente porque quería que recordara que la vida a veces nos rompe los primeros sueños pero aun así Dios restaura las cosss a un mejor estado.

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

Mucha sabiduría. Es lo mismo que sucede con el Ha Kothel, es un testimonio de esa relación con el Eterno. Me gustaría leer ese libro, por cierto.