lunes, 4 de mayo de 2009

Mauricio Vallejo salió a marchar el 1 de mayo











por Mauricio Vallejo Márquez

Después del 4 de julio de 1981 no volvimos a coincidir en un espacio fisico con mi padre, quien fue desaparecido politico y seguramente asesinado por las fuerzas policiales del gobierno de esos años. Pero este 1 de mayo salimos juntos a marchar, como toda una familia.

Fue desaparecido no sólo del plano físico, sino que por razones que siempre desconozco del gremio de escritores no se busco sacar del anonimato a mi papá y a las decenas de escritores y artistas desaparecidos y asesinados en la guerra. Incluso existen casos de pseudo escritores que publican obras ajenas bajo su autoría. Pero bueno si el mar no llega a la costa, es la costa quien llega al mar y en cuestión de nombres Mauricio Vallejo y los poetas mártires están saliendo del anonimato y con los años se van volviendo más presente.

Recuerdo bien cuando en 1999 en la revista Huella de la UES le publicamos un poema a manera de recordarlo. Después en el 2001 el suplemento cultural Tres Mil le dio siete páginas de homenaje en la cual algunos escritores hablaron de él y de su obra, así como también se publicaron poemas y cuentos de él. Fueron muchas las emociones: una combinación de tristeza y alegría. En el 2007 la Rayuela le celebró un homenaje el día de su natalicio el 28 de diciembre, posteriormente en enero del 2008 los Tacos de Paco y la Fundación Alkimia le dieron un espacio también.

Luego la Juventud en pro de las Artes Contemporáneas le brindó espacio y homenaje así como a otros autores como Jaime Suárez Quemaìn, José María Cuellar, Nelson Brizuela y Alfonso Hernández


Sin embargo este primero de mayo Mauricio Vallejo salió a marchar como seguramente lo hizo por varios años todos los 1 de mayo y cuando se requería, sólo que esta vez no caminó él, sino su sangre y su rostro. Dos banners en los que compartía espacio junto a Lil Milagro Ramírez, Jaime Suárez Quemaìn, Roque Dalton y Alfonso Hernández. Además de camisetas en las que estaban sus rostros y poemas y así se comenzaron a reinvindicar a los poetas mártires, claro que la lista es larga, pero la Fundación Metáfora tuvo a bien iniciar homenaje con estos poetas.







Agradezco a Metáfora por incluir a mi padre y a cada uno de sus miembros por respetar su trabajo y también por portar una camiseta con el rostro de Mauricio Vallejo y un poema de su autoría.








Espero que este sea el primero de muchos homenajes para estos valores literarios que fueron truncados por el odio y la intolerancia que reinó en los mal llamados conservadores de la década de 1980.

Ahora, tenemos esperanza de no seguir arando en el mar para publicar las obras de estos escritores, así como no deben de ser obviados de los planes de educación. Cada uno de ellos merece un lugar especial en nuestra historia literaria, pues no sólo escribieron, sino que sus vidas fueron verdaderos poemas y verdaderas entregas de amor.

2 comentarios:

salvadorpliego dijo...

Vale la pena ponerse de pie y aplaudir... y aplaudir... y aplaudir...

Un verdadero gusto estar en este blog.

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

Agradezco tus loas Salvador y te espero más seguido.