jueves, 28 de mayo de 2009

Y así llegamos a la literatura


por Mauricio Vallejo Márquez
Siempre he escuchado que la literatura necesita de mucha disciplina. Quizá no netamente el arte de escribir, sino el literato (que es el responsable de hacerla) y con razón el tiempo me lo demuestra.
El problema para muchos´escritores es tenerla, pues ser disciplinado y libre a la vez es incompatible para un buen número de artistas, lamentablemente lograr ese equilibrio es la única forma de conseguir el tan ansiado fruto de la palabra escrita artística. La literatura definitivamente no es para vagos, sino para personas que se dan su lugar, que respetan lo que hacen, que ven la poesía, los cuentos, la novela como elaborar una casa o administrar una empresa: como algo que vale la pena hacer sin importar cuanto tiempo gasten en ello.
No hay horario para escribir, eso es verdad. Pero si tenemos disciplina podemos apartar un par de horas y luego aumentar la cuenta y estoy seguro que al final los frutos serán muy buenos.
Sin embargo además de la disciplina es fundamental el conocimiento y el talento. El primero lo adquirimos a través de la lectura de los libros, revistas literarias, incluso la Selecciones. Leyendo buenos periódicos y analizando, estudiando y ejercitando la Preceptiva Literaria, que casi nadie cultiva. El segundo es un agregado de cada ser humano, así tenemos que algunos tienen talento para el fútbol, la pintura, la cirugía, etc. Es algo con lo que nace y punto. Rafael Menjívar Ochoa afirma que para ser escritor se necesita de 10% de talento y el resto de trabajo. Yo no estoy del todo de acuerdo, aunque con los años me doy cuenta que alguien talentoso que no busca mejorar se queda estancado, mientras otro que no lo era tanto comienza a subir gracias a todo su tesón.
La perfección nunca se consigue, pero se le puede tomar una colita. El escritor debe de fortalecer sus herramientas. Como trabaja con palabras debe saber cómo se escriben; cómo se elaboran oraciones; cómo se maneja un párrafo, una cuartilla, en fin conocer lo mejor posible el instrumento para elaborar los diversos géneros de la literatura. Somos humanos y a veces se nos pueden escapar puntos o alguna letra, aunque no debería de ser así.
Existen escritores que afirman que no es necesario conocer de ortografía y se apegan a que "lo dice" Gabriel García Márquez. La práctica me ha demostrado que un ligero error gramatical o un dedazo logra que la gente empiece a creer que tal vez el escritor es medio ignorante y cosas así.
No quiero extenderme más en estos detalles, porque la verdad es que el primer paso que se tiene que dar en la carrera de un escritor es tener el deseo, después le sumamos la voluntad, el talento, la disciplina, el trabajo y al fin tendremos el esperado galardón: literatura.

2 comentarios:

Francisco Cenamor dijo...

Querido Mauricio, gracias por este blog tan interesante. El próximo viernes 5 de junio haremos un breve comentario en nuestro Blog literario Asamblea de palabras para que nuestros lectores y lectoras se den una vuelta.
Un saludo.

VaneBoo dijo...

Buenas compañero, tu blog es muy interesante, me gustaría agragarte a mi blogroll!! puedo?
Espero tu respuesta!

Exitos!