viernes, 31 de julio de 2009

Fromm y el arte de amar

Por Mauricio Vallejo Márquez

Cuando Eric Fromm afirma que el amor es un arte, la mayoría de nosotros nos mostramos escépticos y empezamos a elaborar una serie de cuestionamientos: ¿Cómo es posible que el amor sea un arte? ¿Acaso no es algo que ya llevamos con nosotros?, ¿Y entonces qué significado tiene decir que Dios es amor? Y tantas preguntas más que podríamos elaborar un tratado inmenso.

Ya de por sí, intentar comprender a Dios es difícil por la sencilla razón de que nosotros como individuos de mente finita jamás podremos comprender la mente infinita de Dios, pero por la fe afirmamos que Dios es amor, sino como explicarnos que dejé que llueva sobre buenos y malos. Eso y para la tradición cristiana el gesto de amor que nos muestra al brindar a su hijo en sacrificio por el perdón de los pecados. La cuestión religiosa o de fe, es mejor dejarla para los teólogos.

Ahora bien, en cuanto a que el amor es un arte, qué podemos decir, primero debemos conocer las definiciones que se nos da al respecto. La Real Academia de la Lengua (RAE) en su diccionario afirma que arte es:1. Virtud, disposición y habilidad para hacer algo. 2. Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros. 3. Conjunto de preceptos y reglas necesarios para hacer bien algo”.

Entonces, podemos secundar el hecho de que el amor es un arte porque si es una virtud y se debe tener disposición para amar y además se requiere habilidad para ello. Gandhi tuvo mucho amor, porque amaba tanto a sus compatriotas que estuvo dispuesto a dar la vida por ellos y luchó hombro a hombro con su pueblo para obtener la ansiada independencia. La madre ama mucho a su hijo y por ello le demuestra su amor trabajando para darle el pan diario, así como calidad de tiempo y el cariño necesario.

También podemos dar por sentado que es una manifestación de la actividad humana, aunque ¿cómo podemos estar seguros de que los animales no aman? Y podemos continuar el análisis de estos conceptos.

Pero el amor, el amor. Esa palabra maravillosa que se escucha varias veces en la Biblia y ya no se diga en nuestra vida. Recuerdo aquellos versículos del Nuevo Testamento que aún no he aprendido de memoria y a pesar de ello recuerdo en ciertos momentos de mi vida:
Aunque hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si me falta amor sería como bronce que resuena o campana que retiñe.
Aunque tuviera el don de profecía y descubriera todos los misterios - el saber más elevado -, aunque tuviera tanta fe como para trasladar montes, si me falta amor nada soy.
Aunque repartiera todo lo que poseo e incluso sacrificara mi cuerpo, pero para recibir alabanzas y sin tener el amor, de nada me sirve.
El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y olvida lo malo.
No se alegra de lo injusto, sino que se goza de la verdad. Perdura a pesar de todo, lo cree todo, lo espera todo y lo soporta todo.
El amor nunca pasará. Las profecías perderán su razón de ser, callarán las lenguas y ya no servirá el saber más elevado. Porque este saber queda muy imperfecto, y nuestras profecías son también algo muy limitado; y cuando llegue lo perfecto, lo que es limitado desaparecerá.
Cuando era niño, hablaba como niño, pensaba y razonaba como niño. Pero cuándo me hice hombre, dejé de lado las cosas de niño. Así también en el momento presente vemos las cosas como en un mal espejo y hay que adivinarlas, pero entonces las vemos cara a cara. Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré como soy conocido.
Ahora, pues, son válidas la fe, la esperanza y el amor; las tres, pero la mayor de estas tres es el amor”.

El amor también tiene definición, según la RAE: “1. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
2. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
3. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo”.


Ya nos deja en un buen problema la definición.

¿Sentimiento?
Es decir que el amor es un sentimiento, ¿acaso el arte no es sentimiento también? Para Fromm así es y defiende su postura en su libro el Arte de amar.

Si no practicamos el amor, si no procuramos tenerlo, sin dudas viviremos igual siempre: condenados a vivir por metas, por dinero, por poder.

Nunca había analizado que el amor se desarrolla en nosotros por experimentarlo, por verlo practicado en otros, en fin por tenerlo. Y es confuso, porque el amor, ese verbo sublime no siempre se tiene. Muchas personas, sin importar su condición social viven con egoísmo y sin amar, quizá porque no conocen el amor o porque nadie se los enseñó. Pero, el amor, al igual que el arte es algo innato del ser humano que puede ser apreciado y producido, y no es exclusivo de algunos individuos como el caso de la pintura, el teatro, la poesía, el cine, entre otros. Algunos poseemos ese don, pero no procuramos cultivarlo. Empecemos amándonos a nosotros mismos y luego tendremos la facultad de amar a los demás y poco a poco amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Quizá en ese momento lleguemos a tener un mundo mejor. Mientras el intentarlo, aunque caigamos en el esfuerzo, habrá valido la pena.

miércoles, 22 de julio de 2009

Soneto guardado en mis cuadernos de ejercicios

por Mauricio Vallejo Márquez

Frente a mi van la belleza y aquel año
en anhelo por el lejano velo
de esa risa y esa burla cual un celo
y llega el silencio como en antaño

que sacia mi dolor como un paño
cuando estaba derrotado y en el suelo
solo, herido y mi llanto por consuelo
vagando con mis golpes, sin rebaño

añorando de corazón el cielo.
Con dulzura mi Dios que me responde
y con su suave voz me afirma adonde

debo andar para romper el hielo
y abrazarme a ti y a mi Señor amado
con esa bendición que ha quedado.

(Evidentemente es un ejercicio, pero quise mostrarlo)

viernes, 17 de julio de 2009

Con el sol en contra

Por Mauricio Vallejo Márquez
Iba en el vehículo del Matutino rumbo a Oriente, cuando el cielo comenzó a aclararse. Mientras avanzaba por la carretera el sol dominaba, cada vez más, el firmamento. No era la primera vez que yo veía un amanecer, pero sí era la primera ocasión en que me dirigía al Este mientras el sol iba en sentido contrario.
Mientras la calle se apreciaba más, el sol permitía que apreciara mejor la vegetación que estaba alrededor de la carretera y entre todo ese verdor las láminas o el bajareque de algunas casas que apenas se apreciaban entre los cultivos y los árboles. Era difícil ver el camino, el sol hería nuestros ojos, pero igual avanzábamos.
Casi todos los viernes viajaba a los departamentos orientales, con el objetivo de escribir artículos, crónicas o reportajes de dichos viajes. A veces (la mayoría) llevaba un tema planificado, otras: alguna asignación. Aunque aprovechaba la visita para conocer más de una historia que fuera interesante para mis lectores, siempre me encontraba con potenciales historias literarias que apreciarán más adelante, pero no en este escrito. Gracias a esos viajes conocí muchos lugares y tanta gente que me enriquecieron como ser humano. Comprobé que El Salvador es mucho más que la ciudad de San Salvador y sus alrededores (también hermosos), también aprendí las diversas costumbres de los lugareños e incluso la forma de hablar (para no parecerles raro). Me enteré que existían los indios kakawuiros, que había varias lagunas, que teníamos un sitio Ramsar y que las playas podían ser solitarias y tan bellas como los calendarios de la riviera francesa por la madrugada o de las playas mediterráneas. Vi volar a las garzas, correr al correcaminos, navegar en canoa y en lancha, caminar sobre una marisma y sorprender a personas en posturas comprometidas. Vi escenarios y escenas maravillosas, pero también conocí muchas tristes. Supe que la gente vivía en una pobreza que jamás dimensioné (y eso que ya había visto pobres), estaba lejana de las necesidades consideradas básicas para los capitalinos. Fue en esos días en los que me percaté de que en la sencillez también se encuentra la complejidad. En fin, tanto que con unas líneas no basta para decirlo y extenderme mucho sería innecesario si aplicamos la teoría del minimalismo y damos por cierto de que al menos deberían escribirse mil páginas sobre ello. Sin embargo ese amanecer me mostró que caminar con rumbo al lugar donde nace el sol logró darme un poco más de luz, aunque avanzara con el sol en contra.

Fotografía: Cross Blanco.

martes, 14 de julio de 2009

A la espera del Padrino

Por Mauricio Vallejo Márquez
Aún no he tenido el placer de leer El Padrino, la novela que inmortalizó a Mario Puzzo y lo lamento, creo que en las próximas semanas iré a buscarlo porque es imperdonable privarme de hacerlo. Seguro que en más de una librería lo encuentre, pero si no es así don Chusito lo consigue para mí. Pero, sí he visto la película del mismo nombre (varias veces) que dirigió Francis Ford Coppola y me sigue cautivando; aunque por momentos me da la sensación de mucha parsimonia, sobre todo en la primera entrega, que la vuelve monótona. Pero el mismo ritmo del guión la va dinamizando hasta llegar al final y nos deja el deseo de ver la segunda parte y luego la tercera. Claro que existen más elementos que la convierten en un clásico, además de todos sus premios. En 1972 tuvo once nominaciones al Óscar y ganó tres, entre ellas el de mejor actor. Marlon Brando (Vitto Corleone) fue el laureado en esa ocasión.
La película es una adaptación de un libro (como ya dijimos), pero en esta Coppola tuvo la cooperación de Puzzo, así que la película tiene varios elementos que destacan en el mundo literario. Además, Paramount Pictures compró los derechos de la novela de la que al final se adornaron varios fragmentos, pero se procuró respetar la trama del escrito original de Puzzo.
Los personajes principales tienen personalidades muy profundas. Vitto Corleone, que es el “Don” es un hombre honorable, además de ser el líder del hampa. Es tierno con sus hijos, aunque también severo. Precisamente la escena del inicio de El Padrino me sorprende: Vitto acaricia un gatito, mientras le han llegado a pedir un favor. Un favor al que no accede porque aún no le han llamado “padrino”. Sin embargo, al llamarlo así accede y anuncia que en algún momento pedirá un favor y que ese momento tal vez no llegue, pero igual debe estar expectante porque él concederá la petición.
Algunos de los consejos de Corleone son apreciables, como por ejemplo: “Nunca serás un hombre de verdad si no le dedicas tiempo a tu familia”. Para muchos, de seguro, es una afirmación dura, porque ahora el tiempo escasea y se llega cansado del trabajo. Pero los niños crecen, el amor puede enfriarse o incluso olvidarse. Quizá ese consejo de Corleone lo debamos tomar más en serio. También menciona otros temas: cómo salvarse de un atentado, cómo matar a los enemigos, de dónde viene una traición y tantas más que en verdad deben verse y escucharse mientras se aprecia el video.
Por momentos me da la impresión de que Vitto Corleone habla después de haber repasado El Príncipe de Nicolás Maquiavelo, pues existen muchas semejanzas.
Michael Corleone, hijo de Vitto, también es un gran personaje. Al principio parece estar fuera de los negocios de la familia, y al ver a su padre impotente después de un atentado ingresa en ese mundo, del que le es imposible salir convirtiéndose en el nuevo líder. Tiene mucho de su padre, pero es más frío y calculador tanto que es capaz de asesinar a su hermano Fredo después de descubrir que lo traicionó. No lo hace en el instante, aguarda a que muera su madre para mandarlo a ejecutar. Sin embargo, Michael se arrepiente de ello y se lo confiesa al Papa que asesinan en la segunda entrega.
Y Vincent Mancini, el hijo de Sonny, y que al final se convierte en el nuevo Don Corleone. Este tiene la personalidad de Sonny: arrebatado, impulsivo, iracundo. Pero con la diferencia de que aprende a dominar su carácter. Cumple con su papel, incluso en el momento de mayor intriga.
Existe la posibilidad de una cuarta parte, pero Paramount Pictures aún no se anima a realizarla. El guión lo escribió casi en su totalidad Puzzo. Espero que pronto podamos ver de nuevo a El Padrino en la pantalla grande.

viernes, 10 de julio de 2009

TODO CAMBIA

Por Mauricio Vallejo Márquez
Mientras pasan los años, la infraestructura de las ciudades se modifica. Existen zonas que ahora son irreconocibles para mí, porque antes (hace diez o veinte años) eran jardines, casas más pequeñas o terrenos baldíos en los que las lagartijas, los tacuacines y otros animales podían habitar con relativa calma; el clima de la ciudad era un poco más frío y el verdor era suficiente para sentirnos libres o darnos, al menos, la sensación. Sin embargo, así como cambian las ciudades también cambian las personas.
Me di cuenta de la posibilidad de cambios inesperados cuando aún trabajaba en la redacción de deportes de un matutino local. Tony Miranda, presidente del CID (Círculo de Informadores Deportivos), me llamó por teléfono para comunicarme que Tony Saca quería ser presidente de la república. En el momento me quedé estático, no lo creía. Recordé al Tony Saca que todos conocían: un narrador de partidos de fútbol y en ese momento era presidente de ASDER (Asociación Salvadoreña de Radio Difusores). Le propuse al editor de mi sección que me cediera espacio para el tema, pero se negó. Me dijo que era algo irreal y sin importancia porque hasta los niños quieren ser presidentes. Le explique lo que me dijo Miranda y que al parecer era un fuerte candidato y toda esa información que es la que habla Mostaza en sus libros de periodismo, pero siempre fue no.
El caso anterior me permite compararlo con uno más reciente. Cuando vivía con mi abuela Josefina, todas las mañanas veíamos el programa de la Entrevista Al Día, que era dirigido y presentado por Mauricio Funes, en el cual entrevistaba a los personajes de la política nacional e internacional o a personajes protagonistas de temas de interés. A mi abuela le agradaba mucho verlo, tanto que miraba fijamente el televisor y apenas se movía de la silla del comedor (a esa hora desayunaba). Al pasar los años se escuchó con fuerza el nombre del periodista como posible candidato a la presidencia, tanto o más que otros personajes y ahora es el Presidente de la República. Al igual que Saca era conocido por la gente, pero no de la misma forma. A Saca lo conocían por narrador de partidos de fútbol y emitir comentarios acerca del deporte, además de ser fanático de L. A. Firpo (equipo de fútbol). En cambio a Funes, por sus agudos comentarios acerca de la realidad nacional y su imparcialidad en las entrevistas. El actual Presidente se destacó por el esfuerzo de hacer un buen periodismo, gracias a ello la gente lo respeta y lo aprecia, por ello las urnas tuvieron más votos para él y no para el partido contrario.
Muchos creyeron que era improbable que Funes alguna vez lograra ser presidente. Varios aún lo creen, pero él está allí en CAPRES (Casa Presidencial de El Salvador) dirigiendo nuestro Estado.
Todo cambia, algunas cosas para empeorar, otras para mejorar. Nada es en realidad estático. El único inconveniente es no lograr dimensionar los cambios que llegan o están por venir. Así como cuando amanece, lo único que se requiere para darse cuenta es poner un poco de atención.

martes, 7 de julio de 2009

La muerte puede demorarse

por Mauricio Vallejo Márquez

Algún día moriremos. Si alguna certeza tengo acerca del futuro es que a todos nos llegará la muerte. Sin duda alguna, aunque no sepamos cuándo será. No pretendo desmotivar a nadie, hago la aclaración.
En los alrededores de la colonia Montebello esa posibilidad se veía cada vez más cercana y en algunos era un llamado para tener precaución. Muchos centros educativos de la zona incluso elaboraron planes para evitar ser víctimas del “esperado” alud que aún es una amenaza que puede venir del volcán de San Salvador. También existen muchos indiferentes, incluso no desean enterarse de nada.
Cerca de mi casa llegó el deslave de 1982. Justo a la entrada de la panadería de la colonia. Quizá por ello a algunos no les preocupa quedar soterrados, pues consideran un deslave como algo remoto y casi improbable. Pero por fortuna no lo es para un grupo de vecinos, quienes al darse cuenta de la indiferencia y la negativa de los escépticos emprendieron una cruzada para salvar vidas. Fueron diligentes y persistentes y además de tomar las precauciones necesarias, durante mucho tiempo, tocaron las puertas del Gobierno, recibiendo sólo silencio por respuesta. Sin ningún resultado hasta que la administración Funes llegó. El COEN hizo el diagnostico necesario y se determinó que la zona es de riesgo. Así, sin darle largas el Gobierno actual comenzó a realizar medidas de mitigación junto a la población.
Las tormentas de El Salvador son torrenciales; incluso, gracias a los malos drenajes de las calles cada cierto tiempo alguna avenida se inunda, ya no digamos barrios enteros como pasó en La Vega o en el Bajo Lempa. Los males en tiempos de lluvia son frecuentes y más aún cuando no se toman medidas de precaución.
Al menos estos días sabemos que la muerte no será producto de un alud, pero aún estamos vigilantes de que ninguna desgracia llegué por la noche, así como ese terrible recuerdo del deslave en Montebello, que siempre nos recuerda la casa rosada (la única que no fue destruida por el evento).
No sabemos cómo y dónde moriremos, pero algo que si está en nuestras manos es prevenir el descenso. ¿Cómo? Siendo precavidos y solidarios. Cuidándonos y cuidando a los demás. La muerte siempre llegará, pero entre más la demoremos habremos ganado mucho, así como se ganó en Montebello gracias a la buena intención de algunos.

viernes, 3 de julio de 2009

Felicidades Fragua

por Mauricio Vallejo Márquez

Ya van diez años. Sí, diez años y parece que fue ayer cuando fundamos el Grupo Literario La Fragua, ahora sin el "Literario" porque se encuentran muchas disciplinas artísticas dentro de la agrupación. En ese entonces creímos que sólo eramos literatos y que el arte se resumía al camino de las letras y nada más, sin embargo ahora además somos una editorial y una promotora cultural en la que todas las artes tienen un espacio.

Junto a Gabriel Quintanilla trabajamos por mucho tiempo brindando presentaciones de nuestros plaquettes o lecturas de poesía, ingeniandonos para sacar publicaciones a bajo costo, así como la forma de trabajar, buscando entretener y educar, además de fomentar el hábito de la lectura. En el 2007 se nos unió Carlos Rubio Calles, a quien llamamos con afecto Carlitos. Carlitos se encargó de amenizar con música las presentaciones, a veces acompañar nuestros versos con guitarra clásica, y ahora ya está preparado para grabar su primer disco bajo el sello del Grupo La Fragua.

Claro que las cosas no se quedarían sólo en versos y música, pues el 2008 se incluyó Gabriel Alvarado, quien además de escritor es pintor y actor. Desde ese momento La Fragua cambió muchos modelos que tenía bien firmes como eso de la seriedad absoluta y sólo leer con algo de música. Cambiamos y empezamos a elaborar performance, a incluir audiovisuales, exposiciones de fotografía y pintura. Ahora Gabriel está preparándo su exposición en el Café Cultural Rayuela para la próxima semana. Y así se fueron sumando muchas personas más: Rafael Magarín, Wilfredo Arriola, José Morales,Cross Blanco, Beatriz Quintanilla, Lya Ayala (quién ha colaborado desde el inicio del proyecto), Gloria Menéndez, Nestor Torres, Roberto Palencia y más personas que se suman al esfuerzo.

No nos imaginamos aquel 4 de julio de 1999 que además de recordar la desaparición de mi padre, Mauricio Vallejo, fundáramos un grupo que llegaría a tener diez años y promovería a nuestros artístas. Siempre he creído que los artistas merecen ser respetos y ganarse la vida en algo tan noble como es el arte, por eso contra todas las adversidades La Fragua continua luchando. Espero que aún más tiempo continuemos abriendo espacios para pintores, escultores, escritores, fotógrafos, actores, arquitectos; e incluso el proyecto viva muchos años, más de los que le podamos acompañar y logre siempre sus objetivos y metas. Felicidades Fragua.

video