miércoles, 22 de julio de 2009

Soneto guardado en mis cuadernos de ejercicios

por Mauricio Vallejo Márquez

Frente a mi van la belleza y aquel año
en anhelo por el lejano velo
de esa risa y esa burla cual un celo
y llega el silencio como en antaño

que sacia mi dolor como un paño
cuando estaba derrotado y en el suelo
solo, herido y mi llanto por consuelo
vagando con mis golpes, sin rebaño

añorando de corazón el cielo.
Con dulzura mi Dios que me responde
y con su suave voz me afirma adonde

debo andar para romper el hielo
y abrazarme a ti y a mi Señor amado
con esa bendición que ha quedado.

(Evidentemente es un ejercicio, pero quise mostrarlo)

No hay comentarios: