martes, 30 de agosto de 2011

Tinieblas

Por Mauricio Vallejo Márquez
A veces para poder decir algo es necesario ser oscuro. No siempre se puede hablar de algunos temas, no es posible decirlo todo. Así es nuestro tiempo, nuestra humanidad, nuestra vida tan plagada de silencio.
La palabra que es complicada suele ser más clara cuando el alma no puede pronunciar palabras, sino sólo las ideas o sus imágenes.
En esa lobreguez de existir habla todo; en esa llana opacidad la piedra dice piedra, el viento grita viento y el agua susurra agua. El mundo en sí, es uno. Oculto en sí mismo, en su oscuridad.
A veces la oscuridad de la palabra es más clara que la luz del verbo. A veces.

No hay comentarios: