martes, 11 de junio de 2013

Letras de medio oriente

por Mauricio Vallejo Márquez

Cuando Rudy Saca me dijo que hablaba en árabe tuve interés por ese idioma. Se dedicaba a recitar esas palabras incomprensibles de las cuales solo tengo memoria ahora de Salam y Albalajaiba, además de otra que es mejor no pronunciar.  Yo tenía apenas siete años y muchas cosas del mundo me maravillaban, sobre todo las cosas que no eran comunes.
Lo veía llenar las páginas de un cuaderno de todas esas letras que se escriben de derecha a izquierda. Y me fascinaba lo curioso de sus formas, me parecían dibujos, claves mágicas. En esa época en El Salvador era muy poco lo que se conocía de culturas de medio oriente. Casi todo lo que sabíamos era lo que había de información en alguna enciclopedia o almanaque, sus banderas, en fin muy poco.
Saca en cambio no dejaba de mostrarme esa grafía. Que gracias a que dejo el alfabeto en una servilleta, me decidí a aprender. Y así fui usando como clave las letras árabes en mis cuadernos. Y así escondía secretos, palabras, frases que nadie más debían saber, aunque eran secretos ingenuos o tan íntimos que al final se podían convertir en poema.
A Rudy le perdí la vista. Un día me lo encontré en el extinto Hiper Europa y me saludó “Salam Aleikum” y otras palabras que no recuerdo, porque a Rudy le encantaba extenderse con el árabe. Siempre igual de efusivo que en mi niñez, sólo que ahora yo tenía más de 15 años que en aquella ocasión cuando el escribía en sus cuadernos
Me han gustado siempre los idiomas, aunque me he matriculado por estudiar varios o me he decidido a aprenderlos de forma autodidacta no siempre he logrado mi cometido. Sin embargo, lenguas como el árabe y el hebreo me decidí a conocerlos, al menos sus letras.
Con los años me he dado cuenta que el  conocimiento del lenguaje, de ese instrumento para la comunicación tan complejo, apenas es conocido. Sin importar cuanto dominio se tenga, no nos dará más que algunas señales de cada cultura, porque para conocerla completa el idioma es apenas una puerta de entrada.

No hay comentarios: