domingo, 29 de junio de 2014

El canto del mar entre la bruma


por Mauricio Vallejo Márquez

El Paseo La Concordia está lleno de  sombra tras el reflejo del sol sobre la iglesia. En el café El imposible aguardamos la llegada de Santiago Vásquez, organizador de la presentación de Bitácora en la Casa de la Cultura de Ahuchapán.
Pedimos café. No debía faltar, sobre todo al estar en tierra cafetera. Probamos un sabroso café pacamara cultivado en esas hermosas tierras. La ciudad está llena de murales con un ambiente de color que no abruma, sino que tranquiliza, porque su alrededor es blanco. Sus iglesias, sus casas, sus parques.
La Casa de la Cultura está llena de actividad: exposiciones de pintura, coros, grupos musicales y literatura. El sábado presentamos Bitácora, el canto del mar entre la bruma. La bruma que recorre los cafetales.
En la actividad participó el coro de adultos mayores con acordeón, bajo y guitarra, toda una dulzura. Me encantó ver la pasión en sus ojos, tranquilidad, en fin: todo.


Los chicos del grupo de música también hicieron lo suyo, incluso tocaron a violín y violoncello Oye como va de Carlos Santana.
En la actividad estuvo presente el grupo Cuscatlán Balam de Santa Ana y el círculo literario Mario Ben Castro.
Me agradó compartir con los ahuachapanecos, ver su sensibilidad, y participar. La historia es algo que nos toca a todos, algo que llevamos siempre así como nuestra sombra. Y al contarles mi historia y la de mi padre, también ellos contaron sus historias y cómo tuvieron que huir de sus casas y alojarse en Ahuachapán, porque la guerra lo devoraba todo.
Luego de dar un paseo por sus calles, nos queda de nuevo la invitación de regresar, que no puede quedar en un intento. Así que regresaremos.
A más de 100 kilómetros de San Salvador pude sentir que nuestro navío encayó entre la bruma y el rumor de los cafetos. A pesar de ser una tarde calurosa, la gente nos hizo sentir la frescura de esos años en que la tarde se iba en arrullos al conversar de nosotros, porque no se hablaba sólo de Bitácora, hablamos de todos y todas, porque lo que se habla en Bitácora es una imagen de todo lo que hemos vivido.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una de las mejores presentaciones de Bitacora...llena de calidez y magia

Mauricio Vallejo-Márquez dijo...

Cada lugar tiene su magia y encanto. Ahuachapán tuvo lo suyo y fue hermoso compartir con todas las personas.