Dos soles

¿Quíén dijo que dos soles no se podían juntar?
Y así fue la mañana y la tarde, con sólo 71 años de diferencia, pero eternos, como un cuadro de Monett para observarlo mientras las horas dan la apariencia que se quedan inmutas y estáticas.
2 comentarios

Entradas populares