viernes, 4 de diciembre de 2009

El gozo de tenerlos

MVM

Ante los ojos de mi amada cualquier paso, aun siendo duro y complicado, se torna agradable y me da las fuerzas necesarias para seguir librando diques. Ver a mi hijo feliz y a mi esposa regalarme una sonrisa son las mejores albricias que pude recibir este cumpleaños (además de la llamada de mi abuela, de Ursula, de Mirna, de mi mamá y del hermano oso), creo que Dios me premio con tener a esta mujer y a este niño pegaditos a mi, compartiendo triunfos, derrotas, el almuerzo, el tiempo. Mi familia es hermosa. Cómo no darle gracias a Dios por ellos, por tenerlos conmigo, por envejecer junto a mi esposa, por ver crecer a mi hijo y por añadidura a Arte-Jonás, que es la delicia de Lya y Santiago.

Me llena de alegría escuchar a Santiago recitando los diez mandamientos, los libros de la ley, sus cuatro palabras en mandarín y escucharlo orar y adorar a Dios. En verdad El Padre perfeccionó la alabanza en los labios de los niños. Me gusta cuando baila y repite la canción que le gusta hasta la saciedad, así como conversar con él. Mi hijo me llena.

Mi esposa en verdad es mi complemento, mi ayuda idónea, mi vida. En las noches conversamos de todo: del día, del pasado, del futuro y de cosas secretas que nunca voy a decir y menos en un blog. Nos hablamos suave y con amor hasta que el sueños nos vence y al día siguiente a continuar con la vida, felices porque no hay nada mejor que "beber y comer y gozarnos de nuestro trabajo". Sigo creyendo que una sonrisa de mi amada, que una de sus miradas valen más que todo el oro del mundo y por añadidura tenerla junto a mí. Así que ahí vamos, avanzando por la vida, procurando criar bien a nuestro hijo e intentando seguir a Cristo.

No hay comentarios: