sábado, 5 de diciembre de 2009

Volverá a crecer

por MVM

No puedo decir que la costumbre de rasurarse la barba sea un invento del siglo XX, pues es mucho más antiguo que eso, incluso que Marco Polo y tanto más que la Biblia. Sin embargo yo me siento raro al haberme rasurado (y eso que apenas son 20 horas con la cara limpia), sobre todo porque llevaba más de un año de tener larga toda la barba y casi dos de andar el mostacho. Me iba a dejar el bigote, como la vez anterior, pero al ver mi enorme nariz y las orejas me recordé de varias personas y ante la mirada de extrañeza de mi esposa e hijo, preferí borrar de tajo todos los pelos que tenía en el rostro (ja ja ja), aunque me venía bien un cambio de apariencia. Al principio fue una catástrofe, pero poco a poco le encontré el chiste: me miro bien cipote, lo único malo es que siempre que me rasuro me causa reacción, sea con navajas finas o con máquina, pero es algo que se resuelve fácil pues los bigotes y la barba volverán a crecer, ahora decidiremos si dejamos que crezca de nuevo como el cavernicola que fui hasta noviembre o como el "intelectual" de la perilla.

La última semana me dejé la perilla y el bigote. Me sentía cómodo, pues por lo general así me afeito, pero en esos arranques raros de ver cómo se miraba delineada me afeité un poco más de lo debido y queriendo emparejar el error me terminé llevando lo bueno que aún quedaba. Así que fue una rasurada a pausas y total, como lo que se le va haciendo a los bosques del mundo.

Así que volvimos a cambiar, pero la barba volverá a crecer. Total, es lo único, junto al cabello y las uñas, que me seguirán creciendo en el cuerpo hasta que me muera.

No hay comentarios: