jueves, 1 de mayo de 2008

LADRONES PRODUCTO DEL DESEMPLEO


Por Mauricio Vallejo Márquez
En ocasiones una película cómica puede enseñarnos mucho, en Fun with Dick & Jane se da el caso. Los protagonistas son una joven pareja norteamericana con una vida acomodada, tienen un hijo que habla más español que inglés (gracias a la muchacha que lo cuida), ambos tienen buenos empleos, viven en una buena zona, poseen algunos artículos de lujo y cuando iban a sembrar una alfombra de grama en su jardín y una alberca Dick se queda sin empleo, no sin antes recibir un ascenso de pocas horas. Como dicen por ahí que los males nunca vienen solos, ese mismo día renunció Jane de su empleo porque Dick se lo había recomendado y además odiaba laborar en esa agencia de turismo. Ambos se esfuerzan para obtener un empleo. Dick, que fue vicepresidente de comunicaciones, incluso llega a emplearse en un supermercado del cual lo despiden el mismo día. Las cosas cada vez van peor, su esposa alquila su rostro para un experimento cosmético de belleza, pero en lugar de eso le deforma la cara por un par de días. Esa misma tarde a Dick lo lleva la policía de inmigración a México por creerlo ilegal.
Después de estos sucesos los Harper tienen una metamorfosis y ambos ante la imposibilidad de conseguir trabajo se ponen a robar. Empiezan con tiendas pequeñas hasta que intentan dar su gran golpe en un banco, pero otra pareja de desesperados desempleados lo impide. Es en ese momento al ver a sus amigos y ex compañeros de empleo que empiezan a perder la noción de la honradez, para poder seguir sobreviviendo, cuando los Harper deciden robarle al sujeto que los dejó en la calle. Como toda película gringa al final ganan los protagonistas y de paso ayudan a todos los que se vieron afectados con desempleo.
Aunque parezca algo muy gracioso, el mensaje de la película es algo muy serio, pues es lo que está sucediendo en la actualidad. Muchos ante el desempleo o la pésima calidad de vida que les dan sus bajos salarios en América Latina, los está empujando a una guerra donde sólo los más fuertes y malos sobrevivirán, en la que robar no es pecado, sino parte de la cotidianidad y asuntos tan serios como la trata y la prostitución es el pan de cada día. Debemos reflexionar más acerca de estos problemas para evitar que las cosas sean cada vez peores.

2 comentarios:

Debiee dijo...

te dejo mi e-mail para qe me agregues! d.sg-04@hotmail.com

saludos

Jenni dijo...

No suelo ver ese tipo de películas, pero bueno quizás esta tenga cierto transfondo que merezca la pena.
Un saludo