martes, 20 de mayo de 2008

TARDE


por Mauricio Vallejo Márquez


El árbol tiene voz de viento
y acento de invierno mientras la tarde avanza
solitaria y única
ante las horas cuando sólo la risa de los niños
deja rumores de su bastón al hombro.
Ya la noche llega y el árbol no ha dejado de hablar.

3 comentarios:

Daniel Rojas dijo...

buen manejo de la nostalgia y la soledad como punto de encuentro con el yo profundo y su pasado... hilando
la memoria a través de la poesía

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

Gracias Daniel, lo espero más seguido.

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

Gracias Daniel, lo espero más seguido.