Vuelven


Por Mauricio Vallejo Márquez
Una mujer de la calle se encuentra fija
como una columna justo donde nace la Avenida,
con la sonrisa hueca
en un gesto de felicidad
que anhela manipular el amparo de los clientes.
Su presencia sin ataduras embriaga de lujuria.
Su rostro ágil, sonriente y la inclinación de su cuerpo,
cansado del alquiler, inspira la noche.
Los conductores no saben si continuar su ancha ruta
o invitarle a diez minutos.
Desean morderle las piernas
y herirlas,
pero el freno de la sociedad los obliga a volver
Cuando ya se ha ido.
4 comentarios

Entradas populares