miércoles, 9 de julio de 2008

Vuelven


Por Mauricio Vallejo Márquez
Una mujer de la calle se encuentra fija
como una columna justo donde nace la Avenida,
con la sonrisa hueca
en un gesto de felicidad
que anhela manipular el amparo de los clientes.
Su presencia sin ataduras embriaga de lujuria.
Su rostro ágil, sonriente y la inclinación de su cuerpo,
cansado del alquiler, inspira la noche.
Los conductores no saben si continuar su ancha ruta
o invitarle a diez minutos.
Desean morderle las piernas
y herirlas,
pero el freno de la sociedad los obliga a volver
Cuando ya se ha ido.

4 comentarios:

Latitud Sur dijo...

Gracias por tu visita, Mauricio.

Desde el Sur de Chile un gran abrazo.



Vivi

Anónimo dijo...

Hola, quería decirte que escribiste en mi blog http://poemaschristianos.wordpress.com , muchas gracias antes que nada y aparte, me gustaría comentarte que no le escribo a Dios como comentaste. Ni el nombre tiene algo que ver. Bye

chishi dijo...

Musas ilustres las putas, en verdad.

Y tentacion insolente para muchos.

Debe ser un instinto primordial de posesion para el hombre promedio, asi como uno de esparcimiento de la genetica, el que lo lleva a desar las putas; aun si el concepto de poseerla es en realidad un intento fallido, dada la proteccion que se hace necesaria para sobrevivir el encuentro.

Y aun asi, los Garcia Marquez jovenes se arriesgaban a la sifilis y, los poetas malditos de hoy a su doppleganger actual, el sida.

Pero no hay mal que por bien no venga.......

O al reves.....

A segun....

Saludos,

damian dijo...

Llego a este lugar sin saber como.
Me ha gustado mucho lo que he encontrado.
Enhorabuena
Felicidades