sábado, 10 de enero de 2009

Esos grandes errores


por Mauricio Vallejo Márquez

Sin saberlo, casi siempre, nuestros errores y malas decisiones nos llevan a desenlaces terribles o poco esperados. Cuando yo era adolescente y decidí no ser como debía de ser. No imaginé que mi vida iba a tener un giro no deseado como consecuencia de esa decisión.
Cuando se es joven se cree que la vida no tendrá fin, que los demás son ignorantes y no saben de nada, que las reglas son para romperse. Se creen tantas cosas que a la larga ninguna de ellas resulta cierta y mucho menos agradable al final. El verdadero problema radica en que no hay edad para cometer errores, porque es una parte ineludible de la vida: ensayo y error, ensayo y error, ensayo y logro. Que lastima que la formula no siempre da resultado a la tercera. A veces resulta más complicado de lo que parece y es mayor el tiempo que debemos esperar para que se logre. Algunos errores no se notan hasta que ya pasó mucho tiempo y en apariencia es tarde como en el caso de una enfermedad que pudo ser prevenida o cuando la vida de alguien ya terminó.
Cuando yo abandoné mi carrera de Derecho en el 2000 para ir a estudiar otra carrera no imaginé que ese tiempo perdido lo iba añorar luego, pero así fue. En el 2006 regresé a estudiar jurisprudencia con mayor ánimo y con el deseo de coronar la carrera. Ahora que es el 2009 me quedan pocas materias por cursar, pero eso me ha acarreado muchos problemas y sacrificios. El dinero no siempre está disponible, a pesar de que Dios me provee lo necesario. Sin embargo sé que ya no debo arrojar la toalla cuando el camino casi está por terminar. A veces parece que en nuestro El Salvador las oportunidades realmente no son para todos y que se nace con una estrella en la frente, pero si nos dominamos por esos pensamientos nunca lograremos nada y eso no debe ser así. El hecho de haber cometido un error y haber tomado una mala decisión en el pasado no debe impulsarnos a seguirlo haciendo. Se debe tener más sangre fría y encontrar solución a lo tortuoso del camino, sino que chiste vivir.
Los errores pasados sirven para que en el futuro no cometamos más errores. Sé que no siempre lograremos que eso pase, pero al menos la vida la sabremos llevar mejor de lo que la llevamos ahora.
El futuro está en nosotros, la decisión de hacerlo bien igual. Decidamos enfrentar nuestros errores y seguir adelante. El camino a la distancia se ve largo, pero andando en este nos damos cuenta que la meta cada vez está más cerca.

No hay comentarios: