miércoles, 27 de febrero de 2008

Vivir la vida


Por Mauricio Vallejo Márquez
Muchos viven de arriba abajo con las premuras que el tiempo moderno les exige. No tienen tiempo para sentarse a contemplar el paso de las nubes, escuchar el murmullo de los pájaros, ni para darse cuenta que el cultivo del cerebro y las artes podrían brindarles mucho. No tienen tiempo para contemplar que el mundo está allí (o lo poco que queda de éste) y que existe algo más que los edificios, las calles y los automóviles que apenas vemos pasar por las carreteras. A algunos le falta vivir.
Estar ocupados es lo mejor que puede haber. Aunque a veces hay gloria en el desempleo o al menos cierta tranquilidad, pues hay tiempo a falta de comida, pero hay tiempo para muchas cosas. Esto no quiere decir que sea bueno estar sin trabajo, pero quizá es una de las pocas veces que podemos percatarnos de que hay vida. Ahora ni los niños se dan cuenta de eso, todos ellos están ocupados con la televisión, con los juegos de videos o con otras cosas insulsas que lejos de cultivarle su mente se la pierden más. En muchos casos los niños llegan a confundir la realidad con la fantasía, menudo problema para hablar largo y tendido. Los adultos en cambio viven para el trabajo, para las preocupaciones convirtiendo la nimiedad en lo máximo.
Los artistas tienen su propio mundo, se dedican a lo que aman y los que no lo hacen pues o están muertos o no lo son. Sin embargo muchos deben conseguir un empleo para sobrevivir, pero los valientes que se dedican a su arte deben de sacrificarse para disfrutar de lo que aman.
El poeta que se dedica a la poesía tiene la ventaja de ver el mundo, pues a pesar de vivir calamidades como les ha pasado a muchos como el peruano César Vallejo y el salvadoreño Carlos Santos. Según Gabriel Zaid: “al poeta, si bien tiene la riqueza del mundo le falta la viabilidad económica”. Algo muy cierto, pero que al parecer no les impide continuar su vida en la literatura.
Una razón sustancial parar vivir. Lamentablemente en nuestros días modernos quien no gana dinero no vive. Es curioso haber nacido en una época en la que el esclavismo está supuestamente erradicado de Occidente, pero los trabajadores no tienen los dorados cuidados que los esclavos tratados como animales tenían ¿o será igual o peor? No siempre la realidad puede ser como se pinta, sin embargo si el empleado no tiene empleo no vive. Entonces qué será importante hacer en nuestro tiempo: los versos, los negocios, la política, la ciencia o la filosofía.
Gabriel Zaid responde a su manera eso: “la cuestión de la vida es más importante que la cuestión de los versos, los negocios, la política, la ciencia o la filosofía. La cuestión de los versos, como todas importa al convertirse en una cuestión vital”.
Entonces estar ocupado siempre será más importante que no estarlo, sin embargo los diferentes tipos de ocupación pueden ser importantes dependiendo que tan vital sea para la gente. Para el poeta son los versos, para el comerciante los negocios, para el político la política, para los científicos la ciencia, para los filósofos la filosofía, para el vago la vagancia y la lista no tiene fin.
Sin importar las ocupaciones don Garcilazo de la Vega afirma: “Goce la vida/gócela ahorita/ con carta Blanca exquisita”. Es decir que lo importante de la vida es vivirla y al parecer si tantos lo afirman por qué no hacerlo, incluso Goethe lo dice “Cuanto más la examino, más me parece que lo importante de la vida es vivir”.
Así que ahora lo mejor que podemos hacer sin importar nuestras ocupaciones debemos vivir, saber vivir. No dejarnos llevar por la corriente, sino ser nuestra propia corriente.

4 comentarios:

malvadoyin dijo...

Hasta el que no hace nada hace algo

Leslie dijo...

Me hizo acordarme de la frase de Jhon Lennon "La vida es lo que te pasa mientras estás ocupado en otros planes."

Saludos.

Tzaviere dijo...

Qué entrada tan justa como certera, Mauricio. La verdad es que el homus salvadorensis nunca se ha destacado como una especie introspectiva.

FaFa dijo...

"Hay tiempo a falta de comida". -> Pero vieras cómo chilla la tripa.

“Al poeta, si bien tiene la riqueza del mundo le falta la viabilidad económica”. -> Viabilidad económica. Ahhhhhhhhhh... qué gran concepto el de Zaid!.

"Una razón sustancial parar vivir. Lamentablemente en nuestros días modernos quien no gana dinero no vive". -> Otro chilillazo :-S