lunes, 25 de febrero de 2008

En busca del éxito


Por Mauricio Vallejo Márquez

Hay una palabra mágica para tener éxito. Toda nuestra vida podemos desear muchas cosas y algunas llegan por suerte y otras nunca. La diferencia para obtener los triunfos que deseamos es la disciplina.
Disciplina es definida como la capacidad de actuar con orden y perseverancia para obtener algo. Es decir que exigen la voluntad de tener un orden y unos lineamientos para llegar a lograr los objetivos planteados, tolerando todas las molestias y sacrificios que esta ocasiona. Para tener disciplina es necesario tener voluntad, es un trabajo personal, producto de tu decisión.
Muchas personas han tenido esa autoexigencia, esa capacidad de hacer un esfuerzo extra. Entre ellas enumeramos todo tipo de nombres e ideales: Albert Einstein, Adolf Hitler, Ghandi, Pelé, Octavio Paz, Fidel Castro Ruz, Álvaro Vargas Llosa y la lista es innumerable. Si notan entre esos nombres pueden haber politicos que terminaron mal, pero igual fueron disciplinados al realizar sus metas. Muchos de ellos lograron sus sueños, otros estuvieron a punto de lograrlos y en el camino tuvieron muchos triunfos y eso es lo que desean muchos: triunfos. Pero pocos están dispuestos a hacer el sacrificio de hacer ese esfuerzo extra, pues la disciplina es indispensable para que tengamos para lograr sueños. Nada lograremos quedandonos sentados esperando lo que la vida ofrezca, tenemos que arrebatarle a la vida lo que queremos.
La disciplia es el principio o el fundamento para desarrollar muchas virtudes más. Sin disciplina somos hojas llevadas por el viento, en cambio disciplinados somos como la hormiga con fortaleza y templanza ante todos los inconvenientes, siempre logrando su objetivo: llevar comida, construir su hormiguero, etc.
Un día me acerque a mi profesor Rubén Funez para consultarle acerca de la disciplina de los jesuitas, a quienes admiro por esa virtud que cultivan a diario, al menos la mayoría. Entonces Rubén me dijo: "no todos los jesuitas son disciplinados, pero si lo que tu quieres es ser disciplinado ponte metas y luego trabaja por ellas. todo es producto de la voluntad. nadie le ayuda a otro a ser disciplinado, es una decisión personal". Buenas plabras de mi maestro de Ética.
Así que si se desea algo no basta con quererlo, se debe trabajar por ello, sacrificando, dando más y más, aunque se piense que no se puede. El esfuerzo y la dedicación nos darán disciplina y al final esta nos recompensará con lo que deseamos, el éxito. Vamos a empezar

1 comentario:

FaFa dijo...

Dónde venden disciplina? necesito unas 15 tabletas o es frasco???, me urge un poco.

Creo que te referís a Mario Vargas Llosa.

"Así que si se desea algo no basta con quererlo". -> Chilillazo para FaFa :-S