ESTOCADA CERTERA

Por Mauricio Vallejo Márquez
Es que al pensamiento a veces
ocúrresele oler a nácar
arremolinado en el dedo que le apunta
porque es tan difícil ser mañana
en este tiempo y hoy
que al polvo se le antoja cantar
apoyado al tronco de la vista,
ayer despojo de sus vestidos
y de su oreja teñida en sangre
al oírse caminando entre los espinos
viendo gotas del charco jugando a ser tumbos
y al pensamiento aún
ocúrresele oler a nácar
a la madrugada.
Publicado en el Suplemento Cultural Tres Mil de Diario Co Latino el sábado 8 de julio de 2000.
5 comentarios

Entradas populares