domingo, 23 de marzo de 2008

La muerte y la resurrección son un trámite


Por Mauricio Vallejo Márquez
La muerte es el trámite final de nuestra vida en la tierra. Nadie ha podido evitarla, sin embargo existen algunos justos como Enoch (Enoc) y Eliyahu ( Elías) que no conocieron muerte, es decir no murieron según la tradición judía. Sin embargo no conozco a nadie que se salve de morir ya sea temprano o tarde. Es más, yo no sé si me he de morir mañana o incluso si mañana vivirá o quienes estén próximos a partir. La muerte es incontrolable, incluso se cree que se le ha ganado una buena batalla al alargar lo días de vida, pero no es verdad la muerte tarda, pero siempre llega a tiempo.
En mi familia vamos quedando menos, siempre llega un nuevo miembro, pero cada año se va alguno y así fueron partiendo mis bisabuelos, tíos, abuelo, tíos, primos, abuelo, tíos, primos, abuela y tía Gloria que es la última de mi familia.
Mi abuela Josefina suele decir que “todos los muertos son santos”. Sin emabargo, sabedores que esa no es ninguna realidad al menos podemos afirmar que ya muerto alguien se le recuerda por sus buenas cosas, por sus gestos, su carácter… Aunque si el personaje fue como Adolf Hitler o Augusto Pinochet también será recordado por sus malas acciones.
Ninguno puede jactarse de que se verá muerto a sí mismo, al menos mientras no haya pruebas de que uno puede verse al cruzar el umbral, aunque varios afirman haber tenido esa experiencia y haber vuelto a la vida.
La Resurrección en cambio también es un trámite al que creo firmemente que todos nos expondremos. Ya Yeoshua Hamashiaj (Jesús Cristo) fue el primero y el que da la pauta. Luego todos resucitaremos el día postrero… unos para condenación eterna y otros para salvación. Yo creo que estaré en la segunda lista que cito y ¿usted en cuál cree que está?

2 comentarios:

Tzaviere dijo...

Hitler y Pinochet serían en todo caso santos negativos.

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

bueno, el termino santo no se puede tener con toda la certeza... Para los nazis porsupuesto que Hitler es un santo y para los derechistas chilenos Pinochet es el gran hombre... Es cuestión de criterios, pero en resumen, sí, son santos negativos en terminos Xubirianos.