jueves, 10 de abril de 2008

ISLA


Por Mauricio Vallejo Márquez

Ese pequeño jade que lleva en sus hombros la mar
lo empuja el viento, la tarde
y lejano
nido de cigüeña canta con vestido de luto
y la tarde y el viento lo empujan
lejos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

!Qué poema, Che! Es un verdadero poemazo

Jorge

Historia de los Días dijo...

qué ganas a veces tiene uno de vivir en una isla flotante a la deriva, lejos del mundanal ruido

Gabriel dijo...

Lindos versos Mauricio, me agrada lo corto, lo sintético, lo que acaricia o golpea...

Gabriel Otero

Lya dijo...

Es muy hermoso, Mauri. Imagínate que fructìferos resultan los ejercicios a conciencia.

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

Gracias Jorge por parecerte que Isla es un poemazo.
Así es, historias de los días, unos quisisera vivir en una isla, pero también uno es una isla en la que nadie más que uno puede entrar.
Gracias poeta Otero por sus palabras, me agrada que le guste mi trabajo.
Poeta Lya, es verdad los ejercicios nos ayudan mucho y nos van dando un mejor producto... pero no debemos de dejarnos llevar sólo por el artificio.

un monton de palabras dijo...

Mauricio paseando por aqui, me encantan tus cuentos, seguire leyendo.

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

Gracias Un montón de palabras, espero tus visitas y pondremos más cuentos en tu honor.