domingo, 27 de abril de 2008

Monumento al mar


Por Mauricio Vallejo Márquez

Siempre me impresionaron las formas del Monumento al mar, una escultura de Benjamín Saúl, que es conocida popularmente como la fuente luminosa. Por momentos da la impresión que es un hombre saliendo de las olas, por otras que es una sirena y en fin tantas formas como la imaginación del ser humano. Un lugar que realmente es digno de visitar.

En San Salvador existen pocas fuentes, entre ellas está la del Monumento al Mar que puede ser apreciada en un redondel de la 25 avenida norte. Antes en los alrededores de ese lugar se encontraba la Embajada de los Estados Unidos y se producían una serie de manifestaciones populares. Ahora el lugar ha cambiado y se observan diversos bancos y restaurantes. Atrás quedaron varias pintas de las organizaciones que defendían los derechos Humanos y otras necesidades. La calle no tiene tanta afluencia como el Boulevard de los Héroes, pero durante algunas horas como el mediodía resulta intransitable. A pesar de que concurren muchos vehículos en el lugar son pocos los salvadoreños que se detienen a observar su impresionante forma.
Sin embargo la obra del escultor español Benjamín Saúl es una de las esculturas más apreciadas por turistas internacionales.

1 comentario:

malvadoyin dijo...

El año pasado hubo una exposición en la sala nacional de Saúl. Fue... inefable. Fuiste?