domingo, 20 de abril de 2008

OCASO

Por Mauricio Vallejo Márquez
El tiempo ha devorado
un camino en la inmensidad.
Hojarascas inundaron las mareas
como ola a la desesperación.
La juventud
se mete cabizbaja en el bolsillo, como era de esperar.

Y al mundo se le antoja ocultarse bajo las sabanas

2 comentarios:

Jenni dijo...

Bonito poema. Un saludo

Mauricio Vallejo Márquez dijo...

Me alegra que te guste,gracias.