La culpa del ayer


Por Mauricio Vallejo Márquez

Ayer tiene la culpa
de que anden rigidas las nubes
y que el mar estalle
agitando las barcas en los mares.

Ayer tiene la culpa
que las venas se me atoren en el alma.

Ayer es el culpable,
culpable de la lluvia,
de la pluma, de este ardor del pecho,
de aquel sol, aquella luna...

Ayer es el culpable
que se desmoronen mis huesos
y que la sangre se coagule en el hombro de la tarde
sin ser el culpable
de esta herida miserable.

(1999)
4 comentarios

Entradas populares